Saltar al contenido
Dark

SM-Capítulo 19

30/01/2021

Seowon y Dong-jin se separaron y ella tomó un taxi a casa.

Se había sentido un poco borracha, pero mientras hablaba con Dong-jin; cuanto más bebía, más sobria se volvía. Después que él se marchó, ella pasó a sentir directamente la borrachera.

Se dio cuenta de que en realidad quería estar borracha hoy, como Dong-jin. Si no se hubiera encontrado con él, se habría ido a casa. Pero cuando vio la cerveza colocada frente a ella, se dio cuenta de que en realidad quería emborracharse por primera vez en su vida.

¿Habría bebido si hubiera estado sola? Se preguntó mientras se apeaba del taxi.

Nunca había pensado en beber sola, por no hablar de beber tanto.

Al enterarse del compromiso de Lee Kang-joon, decidió renunciar a su enamoramiento y sus fantasías de inmediato, pero no confiaba en su capacidad para hacerlo. Al igual que las lágrimas que derramó, el Han Seowon de hoy era diferente del Han Seowon que había conocido hasta ahora.

No debería haber bebido tanto.

Se sentía como si estuviera hecha un desastre.

“Señor Han Do-won”.

Una voz familiar la llamó haciendo que se detuviera.

¿Por qué ahora?

Respiró hondo y miró hacia arriba, sintiéndose incómoda por encontrarse con el dueño de aquella voz.

Lee Kang-joon se paró ante ella vistiendo un pesado abrigo de lana azul marino. Como un abismo con profundidades incognoscibles, sus ojos brillaban en la oscuridad.

“¿Por qué bebiste si te arrepientes?”

¿Había oído lo que acababa de decir?

Seowon lo miró incómodo y respondió.

“Sólo… ¿Qué le trae por aquí, Señor?”

“Estoy aquí por el archivo que tenía que enviar al Señor Park, no se ha enviado. ¿No recibió una llamada del Señor Park?”

“No, no he…”

Sacó su teléfono para ver muchas llamadas y mensajes perdidos.

“Lo siento mucho, mi teléfono estaba en vibración. Lo puse en mi disco personal. Debería poder acceder a él desde casa y enviárselo de inmediato”.

“¿Tiene una impresora en casa? ¿Puedes imprimirlo ahora para mí?”

Seowon hizo una pausa.

“¿Ahora?”

“Sí, me gustaría revisarlo de camino a casa”.

“Muy bien, si espera en su auto, lo imprimiré para usted”.

“También he estado bebiendo, así que no puedo conducir, vine en taxi”.

Después de pensarlo un poco, dijo.

“Puedes entrar y esperar”.

Seowon tomó la delantera hasta su apartamento y él la siguió.

Escuchó sus pasos mientras subían, tratando de calmar su agitada mente. Ahora todo está en el pasado. Pero entonces recordó ese incidente esa noche en la puerta de su casa y se mordió el labio.

Ella lo miró con avidez. Quizás fue por el alcohol, pero tan pronto como se acordó de esa noche, se puso acalorada.

¡Para!

Respiró hondo y abrió la puerta.

“Entre…”.

Pero Kang-joon se quedó quieto mirándola.

“Voy a esperar aquí”.

“Pero, hace frío afuera…”

“Tengo una llamada que hacer”.

“Muy bien, conseguiré el documento de inmediato”.

No pensó que sería una llamada de negocios a esta hora. Su cabeza se enfrió cuando se dio cuenta de que podría estar llamando a su prometida.

Seowon suspiró mientras se frotaba las manos en la cara y luego se dirigió rápidamente a su habitación. Encendió su computadora portátil y rápidamente se conectó a su servidor personal e imprimió el informe. Guardó los papeles en una carpeta y se los devolvió a Lee Kang-joon.

“Aquí está”.

Le dijo entregándole la carpeta. Él miró su rostro inexpresivo antes de quitarle la carpeta.

“Ten una buena noche”.

“Tenga cuidado al regresar a casa”.

Dándose la vuelta, se fue. Seowon lo miró hasta que su figura desapareció.

***

“Hermana, ¿estás escuchando?”

“¿Eh?”

Seowon regresó a sus sentidos y se volvió hacia Do-won. Él le frunció el ceño.

“¿Cuál es el punto de vernos si no estás escuchando?”

Seowon sonrió disculpándose por sus bromas juguetonas.

“Lo siento, estoy un poco nerviosa por algo”.

“Deberías haberte quedado en casa, en lugar de eso estás aquí de mal humor”.

“No, esto no es algo por lo que deba quedarme en casa”.

La fiesta de compromiso estaba en marcha, el Señor Park le había enviado un mensaje de texto al respecto. No sería un asunto familiar, sino que los miembros de la familia también podían asistir y Do-won casi se había recuperado por completo. Pero ella no había querido asistir, la idea de verlo comprometido con otra mujer hizo que su corazón se hundiera.

El hecho de que se casara la ponía muy nerviosa. No estaba segura de poder hacer bien su trabajo durante el resto del año.

Incluso ahora, su corazón se rompía una docena de veces al día.

Do-won llamó mirando su expresión oscura.

“¿Hermana? Honestamente, he estado tratando de no interferir, pero no puedo evitar notar que has estado perdiendo mucho peso y has tenido círculos oscuros debajo de los ojos”.

“¿Eh?”

“¿Qué pasa contigo?”

Preguntó con firmeza

Ella se encontraba en un conflicto, no podía decirle la razón de su tristeza.

“No es gran cosa, ya me conoces, solo terminé probando algunas cosas nuevas”.

“Sí, pero esto es diferente, hermana, solo somos dos en el mundo. Puede que esté postrado, pero no soy el niño que tengas que cuidar”.

“Lo sé”.

“Si lo estás pasando tan mal, ¿no puedes compartirlo conmigo?”

Seowon miró a Do-won en silencio; ¡se había convertido en un hombre mucho más fuerte de lo que pensaba!

De repente, se dio cuenta de que había hecho algo tan inútil. Ella había hecho algo que no necesitaba hacer. Como resultado de un comportamiento tan tonto con el pretexto de salvarlo, ahora se encontraba en una situación que no podía manejar.

Lo había hecho únicamente para su propia satisfacción, para sentir que había hecho algo, no por Do-won.

Ella exhaló un profundo suspiro antes de decir:

“Lo siento Do-won. Te lo diré pronto, después de que se arregle”.

Después de que todo esto terminara.

Tenía que decírselo de todos modos, pero primero, tuvo que lidiar con sus emociones.

“Espera hasta entonces, tal vez no tarde mucho”.

Ella le sonrió y él asintió.

“Si eso es lo que quieres, está bien. Pero siempre que te encuentres en una situación difícil, por favor dímelo”.

“Sí”.

“No estoy bromeando. Si me necesitas, empuñaré mis muletas y golpearé a cualquiera que te moleste”.

Expresó Do-won agitando sus muletas en el aire.

Seowon se echó a reír .

“Sí, gracias. Eres muy fuerte, hermanito”.

Todo se debió a que había subestimado a Do-won. Pero ella no podía decirle la verdad en este momento, porque estaba segura de que él le diría que renunciara lo antes posible. Incluso si era la elección incorrecta, no quería causar problemas en el tiempo limitado que tenía.

Afortunadamente, iba a estar de viaje de negocios. En dos días, Lee Kang-joon viajaría a Washington durante diez días. E incluso ahora, no estaba mucho en la empresa debido a reuniones externas. Así que no verlo le facilitaba las cosas.

Podría organizar sus pensamientos y emociones.

***

En la mañana en que partiría Lee Kang-joon a Washington, Seowon recibió una llamada del Señor Shim.

“¿Señor Han?”

“Sí, señor Shim, ¿cuál es el problema?”

Ella notó que su tono de voz sonaba urgente.

“Lo siento mucho, pero ¿puede ocupar mi lugar en el viaje de negocios?”

“¿Eh?”

“Mi bebé está enfermo con fiebre alta.  Estamos en urgencias, pero creen que la causa son los pulmones. Es muy probable que le operen”.

“¡¿Cirugía?! ¿Es tan malo?”

“No lo sabremos por completo hasta que terminen los estudios para la cirugía. Dicen que si tenemos suerte, podría resolverse fácilmente, pero si es grave… no quiero pensar en esa eventualidad”.

Sonaba bastante serio.

“El Señor Park no puede ir porque tiene mucho que hacer aquí”.

“Por supuesto, iré”.

“¿Estás seguro?”

“Sí, está bien”.

Escuchó un suspiro de alivio por teléfono.

“Sé que no estás preparado para esto. Lo siento mucho, Señor Han”.

“Está bien, señor Shim, solo esté con su esposa y concéntrese en su hijo. ¿A qué hora debería estar en el aeropuerto?”

“Tienes que estar ahí a las once. Te enviaré el horario y los materiales por correo electrónico”.

“Bien. Gracias y no se preocupe demasiado”.

El Señor Shim colgó y Seowon miró la hora.

“Once en punto… no tengo mucho tiempo”.

Sacó su maleta y comenzó a empacar. Como había viajado al extranjero para una conferencia académica u otra, era experta en empacar de forma rápida y eficiente.

***

Seowon tragó saliva cuando vio a Lee Kang-joon sentado en la sala VIP con su tableta bebiendo un expreso.

De repente, lo comprendió, iba a estar sola con él por diez días. Se dio cuenta de que no estaba preparada para tal situación.

Lee Kang-joon estaba sentado luciendo perfecto con su traje, parecía el modelo de una revista.

La mera visión de él sentado con sus largas piernas cruzadas no la ayudaría a estabilizar sus sentimientos.

“Vicepresidente”.

Le llamó cuando lo alcanzó. Aunque estaba en gran confusión, su expresión se mantuvo neutra.

Levantó la vista de su tableta.

“Lo siento, llegué un poco tarde”.

Miró su reloj lentamente y dijo:

“Todavía hay tiempo. Coma algo o es posible que no puedas comer más tarde”.

“Sí, Señor”.

Como dijo, ella no había desayunado, por lo que compró waffles y café al vendedor en el salón.

A diferencia de la sala de embarque principal, la sala VIP estaba en silencio.

Se sentó lejos de él y comió su comida mientras revisaba los documentos que el Señor Shim le envió por correo electrónico. Seowon nunca había estado en un viaje al extranjero con Lee Kang-joon, se estaría haciendo cargo del viaje, el Señor Park la había llamado preocupado.

“Debes hacerlo bien”.

Tenía que ser buena. Comprobó las rutas de viaje y las reuniones.

“Vámonos”.

“Sí”.

Rápidamente empacó y lo siguió. Nació con buena memoria, por lo que podía recordar fácilmente y organizar el flujo en su cabeza a medida que avanzaban.

Era la primera vez que viajaba en el jet privado del ELN.

Era más grande de lo que había pensado, estaba bastante sorprendida. Sabía que viajaba en un jet privado, pero nunca imaginó cómo serían. El exterior era elegante, pero el interior lo era aún más; equipado con instalaciones de primer nivel. Había una sala de conferencias, una sala de cine, un bar, un dormitorio con ducha en suite.

Incluso el área principal estaba diseñada como una sala de estar. Un mayordomo bien vestido entró.

“Por favor, háganos saber todo lo que necesite”.

El mayordomo le dijo amablemente y luego se fue.

Seowon se sentó en el sofá frente a una mesa de café.

Después de esperar un poco, Kang-joon salió del camerino, ahora vestido con una camisa informal y pantalones, y se sentó frente a ella. Cuando comenzó a usar su tableta, Seowon también sacó su trabajo para seguir estudiando.

“No tienes que seguirme”.

“¿Perdón?”

“No tienes que ir a mi ritmo, si estás cansado puedes descansar en uno de los dormitorios”.

“Sí, lo entiendo”.

Respondió ella y volvió a estudiar los datos. Y Kang-joon volvió a su trabajo.

El mayordomo vino a preguntar.

“¿Le gustaría comer algo?”

“Estoy bien por ahora”.

Respondió Seowon.

“Me gustaría un poco de vino y bocadillos ligeros para comer”.

“Entonces traeré algunos refrescos y vino”.

El mayordomo esbozó una dulce sonrisa y se fue, regresando poco tiempo después con vino y algo de comida para picar. El mayordomo llenó dos vasos y los colocó sobre la mesa entre Kang-joon y Seowon.

“Toma un descanso”.

Kang-joon dijo mientras tomaba su vaso. Seowon dejó de mirar los papeles.

“Gracias”.

Dijo mientras tomaba una copa de vino.

A menudo bebía vino cuando volaba, pero era extraño beber con otra persona.

Kang-joon dejó a un lado su tableta mientras bebía.

Ella lo miró mientras tomaba un sorbo. El vino tenía un aroma dulce y alivió algo de la tensión en ella.

“Debe haber sido sorprendente tener que viajar al extranjero conmigo de repente”.

“Lo fue”.

Kang-joon vestía una camisa de color rojo oscuro del color del vino que estaba bebiendo, sobre pantalones oscuros. El color de su camisa realmente se ajustaba al color de su piel, pensó mientras su mirada recorría las líneas de su poderoso cuerpo.

De repente, dándose cuenta de lo que estaba haciendo, rápidamente tomó otro sorbo de vino.

Preferiría seguir trabajando.

Cuando había trabajo que hacer, estaba bien, pero tomarse un descanso la dejaba perdida y confundida.

“¿Qué suele hacer el Señor Park?”

Preguntó tratando de evitar su mirada.

“Nada especial; descansar o trabajar”.

Respondió antes de beber un sorbo de vino. La línea de vino que se dirigía a su boca captó la mirada de Seowon.

“Ya veo”.

Dijo tocándose el cuello nerviosamente.

Se volvió para ver a Kang-joon dejar su vaso y levantarse.

“Descansaré un poco, y tú también deberías hacerlo”.

Kang-joon caminó hacia una de las habitaciones.

Seowon miró fijamente la copa de vino vacía que había dejado. De repente recordó al Señor Park quejándose de que no podía descansar porque Lee Kang-joon no lo haría.

“No sea tan considerado conmigo”.

Lo instó. No quería que él pensara en ella. Sacudió la cabeza, no podía pensar demasiado, apartó la copa de vino y siguió trabajando.

Aterrizaron sin problemas y se dirigieron directamente al hotel desde el aeropuerto en una limusina.

Lee Kang-joon no se veía cansado incluso después del largo vuelo.

Cuando llegaron al hotel ELN, los gerentes del hotel los esperaban en la entrada.

“Bienvenido, Vicepresidente”.

Dijeron inclinándose ante él. Su actitud era una clara indicación de que reconocían su condición como sucesor del imperio ELN.

Después de recibir un informe completo en la sala de conferencias, se les mostró la suite en la que se alojarían durante el viaje. Para entonces, ya había pasado el tiempo de la cena.

En cuanto entró se sintió impresionada por el interior espacioso y sofisticado. Parecía que esta era la suite con la mejor vista.

¡Impresionante!, pensó mirando la brillante ciudad de Washington por la noche desde las ventanas. Detrás de ella, los botones traían su equipaje. Ella se volvió para supervisar todo.

Después, se quitó la chaqueta y se volvió hacia Lee Kang-joon.

“Debes estar cansado, empezaremos mañana a las 9”.

Seowon hizo una reverencia y se dirigió a su habitación.

“Señor Han Do-won”.

Ella se volvió hacia él.

“Sí, Vicepresidente”.

También se había quitado la chaqueta y aflojado la corbata. Seowon tragó. Esta situación era… de alguna manera peligrosa.

Incluso si se trataba de negocios, estaba en una elegante suite de hotel con un hombre magníficamente atractivo.

“Ha pasado mucho tiempo desde que comí”.

No fue hasta que él lo dijo que se dio cuenta. La lista de verificación del Señor Shim incluía asegurarse de que Lee Kang-joon comiera. Y ella no lo había hecho.

“Lo siento mucho, Señor. ¿Debo pedir el servicio a la habitación o prefiere cenar en el restaurante del hotel?”

“¿Han Do-won?”

“¿Sí?”

“¿Qué preferirías tú?”

Seowon estaba un poco avergonzada por la pregunta; ¿Cenaría con los otros secretarios si fuera el Señor Shim o el Señor Park?

Cuando había estado trabajando en su propio campo, había ocasiones en las que el jefe y el equipo comían juntos, pero no era algo que sucediera a menudo.

“La verdad es que cualquier opción está bien para mi. Decida usted, Vicepresidente”.

“Entonces conseguiremos el servicio a la habitación, simplemente siéntese y espere”.

Dijo levantándose del sofá y dirigiéndose al teléfono, mientras se desabotonaba el botón superior de su camisa.

Seowon frunció el ceño y se sentó en un sofá. No estaba segura de poder escapar, ya que iban a comer en la suite.

El mayor problema era que estaba feliz de cenar con él. La hizo reacia a poner su mente en orden para dejar ir sus sentimientos por él. Seowon presionó suavemente su mano contra su corazón palpitante y respiró hondo.

Después de que terminó de hablar por teléfono, Kang-joon sacó una botella de vino de un estante.

“Lo haré”.

Seowon se levantó para quitárselo, pero levantó una mano para detenerla. Pronto llenó dos vasos delgados con vino y le entregó uno.

“Debe haber sido difícil ponerse en marcha en una emergencia así, pero hasta ahora has hecho un gran trabajo”.

“Gracias Señor”.

Chocaron los vasos y Seowon tomó un sorbo mientras se volvía para mirar la vista fuera de la ventana junto al sofá.

¿Sería mejor emborracharse?

Para no ser demasiado consciente de estar junto a Lee Kang-joon, preferiría estar un poco borracha, por lo que rápidamente se bebió el vino.

“Debes estar muy cansado”.

Kang-joon dijo mirando su vaso vacío y alcanzando la botella de vino para volver a llenarlo.

“No estoy cansado, solo un poco nervioso”.

Ella tomó la copa de vino ahora llena.

“¿Has estado alguna vez en el extranjero?”

“Antes…”

Estaba a punto de responder, pero luego recordó que ella no era Han Seowon en ese momento.

“Nunca”.

El último vaso la embriagó, así que se aferró a el segundo vaso.

“Soy el que hará todo el trabajo aquí, solo necesitas ayudarme”.

“Entiendo”.

“Entonces, no deberías estar tan tenso”.

“Sí, comprendo…”

Parece que realmente le importaba, pero ¿no se dio cuenta de que esta situación la ponía más nerviosa?

Él no lo sabría, ¿verdad? No pasaría por problemas si lo hiciera.

La necesidad de estar con él se hizo más fuerte dentro de ella. Levantó la vista de su vaso y sus ojos se encontraron.

La miró sin sonreír, pero Seowon sintió que un fuego familiar cobraba vida dentro de ella. Estaba a punto de apartarse de su mirada cuando alguien llamó a la puerta.

“Servicio al cuarto”.

“Siéntate”.

Le ordenó antes de levantarse e ir a abrir la puerta.

Los camareros llevaron un carrito de servicio a la habitación. Se detuvieron ante una ventana y comenzaron a preparar la mesa.

Mientras esto sucedía, Seowon intentó desesperadamente resistir el calor que se extendía por todo su cuerpo. Tengo que terminar de cenar lo antes posible e ir a mi habitación. Decidió mientras se sentaba a la mesa.

“¿Hay algo que deba saber para prepararme para el Foro W en diez días?”

Preguntó mientras miraba fijamente sus largos dedos utilizando cuidadosamente los cubiertos con el rabillo del ojo.

“Te lo diré cuando lo necesite”.

Aunque quería terminar e irse lo antes posible, tenía que seguir el ritmo de su jefe, por lo que continuó preguntando detalles sobre el foro. Era el evento más importante del itinerario. Como era importante, quería asegurarse de que no hubiera errores, y quería usar el trabajo para olvidar la extraña tensión dentro de ella.

Finalmente terminaron su comida. Podía sentir a Kang-joon mirándola mientras sostenía su copa de vino.

“¿Por qué siento que estás hablando de trabajo a propósito?”

“Um… ”

Dejó su copa de vino en la mesa.

“Nunca pensé que el Secretario Han sería alguien que haría que hablara sobre trabajo mientras disfruto de una comida”.

“Lo siento Señor, no era mi intención…”

“¿Te resulta incómodo pasar tiempo conmigo?”

Seowon lo miró sin poder responder. ¿Cómo podía responder? Lo más incómodo no era pasar tiempo con él, sino estar con él.

“Yo…”

No pudo encontrar las palabras.

Él la estaba mirando fijamente y las palabras se congelaron en su boca. No funcionará, pensó al mirar su rostro frío, él vería a través de cualquier mentira.

“Hay momentos en los que lo normal sería decir una mentira piadosa, ¿no lo sabías?

Con el cinismo fulminante, Seowon se sintió incomprendida”.

Ella buscó las palabras para responderle, pero todo lo que pudo decir fue.

“Lo siento”.

“Este es un momento en el que se necesita decir una mentira piadosa, puedes irte a descansar”.

Kang-joon dejó su copa de vino ydijo con frialdad. Se levantó de su silla y fue a su habitación. Seowon lo vio irse.

Una vez que se fue, suspiró. Después de una breve mirada a su silla vacía, se levantó y también se retiró a su habitación.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!