Saltar al contenido
Dark

SM-Capítulo 2

30/01/2021

Gracias por su tiempo, Vicepresidente Lee.

Los dos ejecutivos se inclinaron lo suficiente que, Lee Kang Joon, pudo ver la parte superior de sus cabezas mientras se deslizaba en el asiento trasero de su Bentley. Una vez que estuvo perfectamente sentando en los cómodos asientos de cuero, su conductor, Baek Joon-shik, inmediatamente encendió el automóvil.

Dio un suspiro cansado, mientras se frotaba la frente.

“Todavía están ahí”.

Joon-shik dijo con una sonrisa al ver a los ejecutivos que permanecían inclinados por el espejo retrovisor.

“Debería dejar que sus subordinados hagan este tipo de cosas; estar sentado en un lugar pequeño como este por tanto tiempo, dañaría su cuerpo”.

Si bien no era necesario que estos subcontratistas se reunieran con el Vicepresidente del ELN, Lee Kang-joon prefirió reunirse y coordinarse con todos los representantes, para asegurarse de que todo iba de acuerdo al plan.

Cuando Kang-joon no respondió, Baek Joon-shik se disculpó, creyendo que había dicho algo que no debía.

“Lo siento, señor, me extralimité”.

La primera impresión de Lee Kang-joon fue una tremenda sensación de presión abrumadora, pero después de llevarlo a donde tenía que ir, todos los días, Joon-shik estaba acostumbrado a él y ahora estaba un poco relajado. Fue porque Lee Kang-joon era más considerado de lo que parecía.

Sin embargo, cuando se refería a Lee Kang-joon; era posible que Joon-shik estuviera siendo presuntuoso en ese pensamiento.

Joon-shik estalló en un sudor frío y sostuvo el volante con un nudillo blanco, avergonzado por su falso paso. Pero Lee Kang-joon simplemente se recostó en el asiento y cerró los ojos, debido al alcohol; se sentía desagradable moverse.

***

“Hemos llegado”.

Baek Joon-shik dijo.

Kang-joon abrió los ojos para ver que efectivamente habían llegado a su mansión.

“Buenas noches y hasta mañana, Vicepresidente”.

“Sí”.

Dijo distante mientras salía del auto. Entró por la puerta principal a través de un sistema de seguridad de reconocimiento de iris. Mientras entraba a la enorme mansión de tres pisos, las luces se encendieron automáticamente. El vasto interior era de planta abierta, dividido vagamente por paredes con valiosas obras de arte y muebles especialmente seleccionados estratégicamente.

Cruzando la vasta sala de estar, fue a su estudio y se dirigió directamente al baño. Unos minutos más tarde, salió con el cabello mojado. Su gran cuerpo musculoso solo estaba cubierto con una toalla alrededor de su cintura, mientras caminaba hacia el escritorio para encender su computadora. (a veces maldigo la falta de imagenes de una novela)

Fue al vestuario al lado del estudio. El agua goteaba de su cabello por su cuerpo, a lo largo de la amplia espalda musculosa, el pecho, y por sus abdominales. Parecía salvaje, como una bestia fuerte y superior. Se secó y se vistió con ropa casual. Regresó a su escritorio, desbloqueó su computadora y siguió trabajando.

***

A la mañana siguiente, Kang-joon llegó al trabajo. Estaba vestido con un traje gris oscuro. Se metió en el ascensor ejecutivo. Había trabajado hasta el amanecer, durmiendo solo dos horas, pero su rostro no mostraba signos de fatiga. Sufría de insomnio. La resistencia de la mayoría de los adictos al trabajo comenzaba a desmoronarse después de un tiempo, pero Kang-joon era un joven dotado de resistencia física y mental natural, nunca había sufrido fatiga.

El chico es como un monstruo. Su padre chasqueaba la lengua y siempre decía eso. Debido a esto, Kang-joon solo mostró una apariencia perfecta, pero no significaba que no se sintiera cansado. Se dio cuenta de que trabajar en el momento en que no podía dormir era beneficioso para él, en lugar de obligarse a intentar dormir. (debería aprender de el, ya tendria una empresa con lo que sufro para dormir)

Se paró en el ascensor con las manos en los bolsillos y los ojos cerrados. Sintió que el ascensor se detenía, abrió los ojos. Las puertas se abrieron

“Ah… Buenos días, Vicepresidente”

Un recien llegado dijo con una reverencia, y se volvió para mirar las puertas del ascensor.

Kang-joon entrecerró los ojos cansados ​​a la espalda de Han Do-won.

Notó los hombros estrechos que estaban anormalmente rígidos como siempre, y las expresiones de Do-won de anoche bajo la lluvia, mientras hablaba por teléfono, aparecieron en su mente. Por supuesto, Do-won no era el único nervioso a su alrededor, los demás secretarios se comportaron de esa manera. Era solo que la actitud de Do-won estaba a otro nivel de nerviosismo, y lo hacía sentir incómodo e irritable debido a su insomnio.

La mirada de Kang-joon recorrió el cuerpo del joven. Tenía un cuello largo y delgado y una cintura estrecha.

El ascensor sonó y el panel LED mostró que llegaron al 85 º piso, oficina del Vicepresidente. Cuando las puertas se abrieron, Do-won se hizo a un lado e hizo una reverencia.

“Por favor, salga primero Señor”.

Le dijo a Kang-joon mientras mantenía abiertas las puertas del ascensor.

Cuando Kang-joon pasó, percibió una fragancia refrescante como un prado en flor. Era demasiado extraño para ser usado por un hombre.

***

Seowon salió mucho después de que Lee Kang-joon se hubiera ido. Se había sentido como una eternidad el tiempo que había durado para llegar a la planta 85, estuvo tan nerviosa de cometer un error. Además, no quería pensar en el extraño ambiente que se producía cada vez que estaba cerca de Lee Kang-joon en un espacio pequeño; la ponía nerviosa como mujer. El exótico aroma ámbar de su colonia era tan sensual.

Tan embarazoso, pensó mientras salía del ascensor y sacudía la cabeza para evitar la tensión.

Durante el almuerzo, Seowon fue con los otros secretarios a la cafetería. Desde que vio al Vicepresidente Lee esa mañana, había estado en su mente. No era como si hubieran tenido una conversación, solo habían compartido el mismo espacio por un tiempo y, sin embargo, no podía dejar de pensar en él.

Ella no podía ser la única que era tan sensible a su presencia. Estaba convencida de que otras mujeres serían estimuladas de esta manera antes de Lee Kang-joon. Aunque, pensó que lo que sentía no era racional, y lo encontró desconcertante.

Seowon se obligó a desechar el recuerdo, y se dedicó a escuchar la conversación que se desarrollaba a su alrededor.

“El Vicepresidente no vino hoy”

Expresó el Señor Shim al Señor Kim que había estado mirando a su alrededor con los palillos en la boca.

“¿Tendrá muchas reuniones externas?”

“Parece que sí, pero viene a almorzar aquí a menudo, ¿tal vez podría haber una superposición?”

“Podría ser. De todos modos, él es el heredero”.

Seowon, que había estado escuchando en silencio, recordó de repente la conversación interrumpida cuando el Vicepresidente Lee apareció con los ejecutivos.

“Entonces, ¿cuál fue el rumor que el Señor Kim estaba a punto de decir la última vez?”

“¿Qué? ¿Cuándo?”

“El señor Shim dijo algo acerca de que él no estaba absolutamente limpio, y estabas a punto de contarnos un rumor cuando el Vicepresidente entró”.

“Oh eso…”

El Señor Kim estaba a punto de decirlo, cuando una voz apareció.

“¿Qué es? También tengo curiosidad”.

Seowon giró la cabeza para encontrar a un joven que miraba fijamente al Señor Kim.

“¡Ah! ¡Director, hola! ¿Cómo has estado?”

El señor Kim saludó con una exagerada genialidad.

Seowon se inclinó ante el hombre al enterarse de que era un director. El hombre era joven, parecía tener menos de treinta años, cabello castaño claro, piel clara y bien parecido. Pero su apariencia parecía inconsistente con el título de Director.

¿Es realmente un director?, se preguntó.

En ese momento, el hombre la miró y sus ojos se encontraron. Seowon bajó rápidamente los ojos.

“Entonces, ¿qué ibas a decir?”.

“¡Oh! No fue nada.Por cierto, director; Escuché que a la sección de indumentaria le está yendo muy bien y por eso le ascendieron. Felicidades”.

Los miró por un momento, antes de decirle al Sr. Kim con una sonrisa:

“Creo que es demasiado pronto para felicitar. Disfrute de su comida”.

“Ah, gracias”.

El hombre estaba a punto de irse, pero luego se volvió hacia Seowon.

“¿Esta persona es nueva? ¿Todavía no nos habíamos presentado?”

“Sí, soy nuevo”.

“Encantado de conocerte. ¿Tu nombre?”

“Han Do-won”.

El hombre estuvo quieto por un momento, Seowon se sintió un poco extraña. Pero él sonrió y continuó.

Después de seguir adelante, el Secretario Kim dio un suspiro exagerado de alivio.

“Oh, casi tuve un ataque al corazón. ¿Qué estaba haciendo él aquí?”

“¡Y hablando con nosotros en público!”

Seowon estaba perpleja escuchando al señor Kim y al señor Shim.

“¿Quién es él?”

“Oh, no lo sabías, ¿verdad? Es el primo del Vicepresidente, Lee Dong-jin. Solía ​​ser Director de una de las filiales de ELN, en el área de distribución. Parece que lo transfirieron aquí”.

“Es una historia común; mismo linaje, pero un niño que no es tan bueno, pero quieren aumentar su curriculum y competir por la sucesión”.

“¿Competir por la sucesión?”

“Pero nuestro Vicepresidente es demasiado bueno y es el sucesor por derecho. Ya que el Presidente es su abuelo”.

“Entiendo”.

Seowon miró a Lee Dong-jin donde estaba sentado, aunque eran primos, él y Lee Kang-joon no se parecían en nada. Ciertamente no tenía esa aura intimidante que poseía Lee Kang-joon.

La historia de las sucesiones de chaebol se sentía como algo de un mundo diferente, por lo que Seowon se lo quitó de la cabeza y continuó con su comida.

Cuando terminaron, salieron del restaurante y se dirigieron a los ascensores.

“Ustedes suban primero”.

Ella dijo a los demás.

“¿No vas a subir?”

“No, tengo algo que hacer primero”.

El Señor Kim sonrió significativamente mientras preguntaba.

“¿A dónde vas al final del almuerzo? ¿Ya tienes novia?”

“Nada de ese tipo. El ascensor está aquí; por favor adelante”.

“Bien. Bien”.

dijo Kim cuando él y Shim entraron.

Seowon se dio la vuelta.

Salió del edificio a la brillante luz del sol. Se sentía cálido en todo su cuerpo. Fue a dar un pequeño paseo a una cafetería apartada en un pequeño callejón con mesas al aire libre.

“Has venido hoy”.

Expresó una camarera del lugar.

“Ah, sí”.

La joven sonrió y se sonrojó. Seowon sonrió.

“¿Trabajas por aquí?”

“Sí”.

Seowon respondió.

“Oh”.

Seowon estaba un poco frustrada y avergonzada por la lentitud deliberada de la camarera al entregar el cambio y el recibo.

¿Estoy tan bien vestida? Ella se preguntó. Aunque estaba vestida de hombre, todavía le resultaba desconcertante cuando la gente la veía como un hombre fuera de la empresa. Seowon subió al segundo piso de la cafetería, estaba desierta. El baño en este café era para ambos sexos. Quería usar los baños de la empresa lo menos posible, pero era imposible mantenerlo todo el día.

Es por eso que ella vino a esta cafetería aislada a la hora del almuerzo y usó su baño. Era inconveniente pero no pudo evitarlo. Mientras trabajaba en el laboratorio en los Estados Unidos, siempre había estado demasiado ocupada como para ir al baño, por lo que se había acostumbrado a sostener grandes volúmenes; una habilidad que se había vuelto bastante útil.

Tomó un sorbo de café y miró por la ventana, Seowon tenía una sonrisa amarga. Su mayor preocupación era no ser demasiado sensible sobre cuánto tiempo iba a tener que vivir así. Hasta ahora había tenido la suerte de no ser descubierta, pero definitivamente no podía predecir qué tan lejos podría llevar este engaño.

Nunca se había considerado una persona imprudente… No. No. Ella sacudió la cabeza contra su resolución debilitándose; ya había decidido hacerlo, no quería comenzar a arrepentirse. No había otra manera, ella no tenía otra opción.

Con ojos tranquilos, miró la luz del sol a través de la ventana.

***

Antes de que terminara la hora del almuerzo, Seowon subió al ascensor justo cuando las puertas se cerraban.

“Gracias a Dios que lo logré… ”

Seowon se detuvo en seco al ver al otro ocupante en el ascensor. Lee Kang-joon tenía una mano en el bolsillo y la otra estaba presionando el botón de puerta abierta. Se habían encontrado dos veces en un día. Bueno, este era un ascensor solo para ejecutivos, pero esta coincidencia hizo que Seowon se sintiera incómoda. Era realmente estresante estar a solas con él nuevamente:

“Gracias”.

Dijo, antes de darle la espalda y mirar hacia las puertas. Estaba pensando en la forma en que ella no sería capaz de respirar correctamente hasta el piso 85 cuando el ascensor se estremeció.

“¿Eh? ¿Una avería? ¡Ah!”

Exclamó mientras la caja se sacudía. El hombre casi la derribó. Luego se apagaron las luces y se encendieron las luces de emergencia.

No, no ¿esto también? Seowon probó el timbre de emergencia, pero no hubo respuesta, por lo que sacó su teléfono y llamó al Sr. Kim.

“Señor Kim, el ascensor ejecutivo está atascado. Creo que en el piso 27. El vicepresidente está aquí. Por favor, ordene que se haga algo rápidamente”.

Colgó y se volvió hacia Lee Kang-joon.

“Señor, el secretario Kim llamará a los ingenieros, solo tenemos que esperar un poco”.

Lee Kang-joon estaba apoyado contra la pared, en silencio.

—”¿Vicepresidente?”.

Algo parecía extraño… su piel se veía pálida y húmeda bajo la penumbra, Seowon estaba alarmada.

“Vicepresidente, ¿se encuentra bien?” (dejenme adivinar, tiene algún trauma)

Estaba a punto de preguntar cuando Kang-joon la agarró del brazo.

“¡Ay!”

La mirada de Seowon era de sorpresa.

“Vicepresidente, me está lastimando”.

El agarre alrededor de su muñeca se sentía frío.

“Ow, por favor déjame ir, Vicepresidente… ¿Vicepresidente?”

Ella lo miró, su palidez era impactante. Sus labios estaban cenizos, y su mandíbula estaba apretada; muy diferente de lo habitual.

Pero realmente dolía, se quejó internamente mientras observaba el estado físico de Lee Kang-joon.

A pesar de que la estaba tomando con fuerza, no parecía reconocer el sonido de su voz.

Su respiración era áspera.

“¿Está sin aliento?”

Ella preguntó. Él no respondió; permaneció pálido, sin aliento e insensible.

“¿Vicepresidente? ¿Puede escucharme? Vicepresidente”.

Con un estallido, las luces fluorescentes volvieron a encenderse.

Las pupilas de Lee Kang-joon se encogieron y respiró hondo.

De repente miró la muñeca en su mano y la soltó como si fuera una serpiente justo cuando se abrieron las puertas del ascensor.

“Vicepresidente, ¿se encuentra bien?”

Ella lo llamó. Pero él no respondió. Pasó junto al señor Kim y los ingenieros con una expresión fría e impasible en su rostro.

“Vi-vicepresidente”.

Ella llamó, pero él se había ido con el señor Kim detrás de él.

Presionó el botón de llamada para el otro ascensor y notó su muñeca. Cuando levantó la mano y echo la manga hacia atrás, había un hematoma donde Lee Kang-joon la había agarrado.

Hubo un tintineo cuando llegó el ascensor, y ella dejó caer la mano y se subió.

***

Tan pronto como Kang-joon regresó a su oficina, sacó una botella de píldoras de uno de sus cajones y se la tiró a la boca.

Apoyó ambos brazos en su escritorio de caoba y respiró hondo. Apretó sus músculos contra el escritorio y sus tendones se destacaron en su antebrazo y el dorso de su mano. Después de un momento, se sentó en su silla, levantando una mano para cubrir sus ojos; dejó escapar un suspiro tembloroso.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: