Saltar al contenido
Dark

SM-Capítulo 20

30/01/2021

“Aquí tiene el plan de asientos y la lista de invitados de hoy. Los organizadores han llamado para confirmar”.

Kang-joon aceptó los documentos de Seowon.

“Has trabajado duro”.

Dijo con los ojos en el documento.

El tiempo había volado y, antes de que ella se diera cuenta, era el último día de su viaje de negocios. Un silencio familiar llenó el coche mientras se dirigía al W Forum.

Después de esa cena en la primera noche, Lee Kang-joon le había hablado de nada más que de negocios durante todo el viaje. Había una tensión palpable en el aire entre ellos mientras Seowon permanecía en silencio la mayor parte del tiempo.

Este era el último día. Seowon estaba sentada junto al conductor, pero miró a Lee Kang-joon, que estaba leyendo los documentos, a través del espejo retrovisor. No tenía una expresión en su rostro, permanecía indiferente como una escultura tallada en mármol.

Llevaba un traje elegante y su cabello estaba peinado hacia atrás con gel para revelar su hermosa frente y nariz alta. Hoy se veía muy bien.

Seowon se obligó a no prestarle atención y registró el programa completo en el informe.

Mañana estarían de regreso en Corea y ya no serán solo ellos dos.

Toda la tensión y los trastornos emocionales se acabarían.

Ha sido muy difícil soportar el frío escrutinio de Lee Kang-joon, pero pronto acabará.

Se volvió para mirar por la ventana.

Habían visitado esta ciudad varias veces por las conferencias académicas, pero no pudieron disfrutar nada debido a su agitada agenda. Estaba segura de que pronto estaría mirando otra ciudad a través de la ventanilla del coche porque estarían cumpliendo un horario. Se sintió un poco vacía al pensarlo, era totalmente diferente a cuando había venido en su época de estudio, pero a partir de ahora, incluso si solo estaban aquí por negocios, Washington se convertiría en un lugar especial para ella solo por el tiempo que había compartido con Lee Kang-joon.

El coche se detuvo frente a la sala de reuniones W.

Habían llegado.

Seowon recuperó el sentido en el sitio del enorme edificio que ahora era el lugar de reunión de los líderes empresariales mundiales.

“Vicepresidente, hemos llegado”.

Lee Kang-joon se había concentrado en su tableta y miró hacia arriba al escuchar el sonido de la voz de Seowon. Un ayudante se acercó y abrió la puerta del coche, y salió.

Seowon lo siguió.

***

Después de la conferencia, se celebró una fiesta a bordo de un barco en el río Potomac, justo detrás del foro. Una de las razones por las que la conferencia tenía tantos visitantes se debía a este baile.

La medida en que el salón de baile había sido diseñado, decorado y atendido, hizo que pareciera que el foro se celebró solo para realizar esta fiesta. Era una reunión exclusiva de personas de alto nivel, y todo, desde la comida, la decoración y el vino, lo reflejaba. Eran los mejores.

De pie en un rincón tranquilo, fingiendo mirar el reflejo de las luces brillantes en el río. Seowon estaba disfrutando de la vista de Kang-joon desde su punto de vista. Había estado charlando con los otros invitados durante aproximadamente una hora. Ver al Vicepresidente charlar íntimamente con personas que había visto en revistas que había leído mientras trabajaba en el Instituto Americano, la hizo sentir extraña.

Miró su reloj y se preguntó si podría irse primero. No tenía mucho que hacer aquí, incluso Lee Kang-joon parecía haber olvidado su existencia. Ni siquiera miró en su dirección.

Suspiró y se volvió para mirar hacia el río. Después de un rato, se volvió hacia Kang-joon y descubrió que había desaparecido.

¿A dónde se fue?

Ella fue a buscarlo. Había demasiada gente en el barco, pero hizo varios circuitos buscándolo. Finalmente se rindió y regresó; ¿Se había olvidado de ella? Tal vez debería volver al hotel. Pensando en su actitud estos últimos días, no era de extrañar que se fuera sin ella.

Aunque había sido culpa suya, desempeñaba demasiado bien su papel.

Ella decidió irse. Se dirigió a la entrada donde las luces se habían atenuado. Bajó una escalera de caracol que se suponía que conducía a la salida, pero terminó en un pasillo estrecho con una lujosa alfombra roja. El lugar estaba vacío, lo que le daba un aire aún más sofisticado.

No creo que este sea el camino a la salida, pensó para sí misma.

De repente se dio cuenta de que estaba perdida.

¿Qué tengo que hacer? Se preguntó mientras miraba de arriba abajo. Sintió que el pasillo era similar al pasillo de un hotel.

Dobló una esquina y se detuvo. En la habitación delante de ella, la puerta estaba entreabierta y podía ver a dos hombres y una mujer teniendo sexo.

“Oh, esto es …”

Se volvió dándose cuenta del propósito de esta parte del barco. Su cara estaba roja.

“No me di cuenta de que te gustaba el voyeurismo”.

“¡Ah!”

Seowon jadeó cuando vio a Kang-joon de pie frente a ella.

“¡Vicepresidente! ¿Por qué aparece tan de repente? Tomé el camino equivocado”.

“Sígueme”.

Dijo girando sobre sus talones y llevándola fuera, empujando la ardiente escena al fondo de su mente.

Cuando salieron al embarcadero, Seowon trató de explicarse.

“Por favor, no se equivoque, no tenía ni idea de lo que estaba pasando ahí”.

Lee Kang-joon no dijo nada, simplemente la miró antes de darse la vuelta. Podía escuchar el sonido de la música y una risa estridente desde lejos.

Miró a su alrededor, este lugar tan débilmente iluminado y desierto.

“Vicepresidente, esto es…”

Empezó a decir, pero Kang-joon estaba mirando el río oscuro sin decir una palabra.

Entonces, guardó silencio y decidió pasar el tiempo en silencio con él hasta que hablara, pero estaba demasiado confundida ¿Por qué apareció en un lugar así cuando ella pensó que se había ido?

No me digas que estaba… como esa gente.

No, él tenía esa alergia femenina.

Pero no le gustaba estar tan nerviosa con él a pesar de saberlo.

“¿Es tan incómodo estar cerca de mí?”

Seowon miró hacia el sonido de su voz y sus miradas se cruzaron.

“¿Odias tanto estar cerca de mí que tienes que escapar lo antes posible?”

Insistió. Su tono hizo latir el corazón de Seowon.

¿Estaba enojado?

Su expresión fría le dijo que estaba enojado, pero su intensa mirada atrapó a Seowon.

“No me estaba escapando”.

Se acercó a ella.

“¿A dónde ibas entonces?”

Estaba tan nerviosa que no podía respirar, dio un paso atrás sin darse cuenta.

“No pude encontrarle, así que pensé que había vuelto al hotel”.

“¿A eso le llamas excusa?”

Gruñó acortando el espacio entre ellos.

“Ya me has demostrado que no quieres estar cerca de mí”.

Estaba tan nerviosa de estar aquí, con él así.

¿Cómo le he demostrado algo como eso? Se preguntó a sí misma. No tenía ningún recuerdo de eso y por ende no podía entender su ira.

“No entiendo de qué está hablando”.

“¿No lo sabes…?  ¿Crees que no he visto lo tenso que estas y como tiemblas cada vez que me acerco a ti?”

Su ira ahogó a Seowon.

Estaba equivocado. No fue por eso que endureció su expresión al escucharlo, pero ahora lo había entendido mal.

“Vicepresidente…”

“¿Sabes cuántas veces has superado los límites de mi paciencia?”

Seowon retrocedió de nuevo. Ella era como una cuerda tensa. Lo miró con inquietud; se veía peligroso, como esa noche. La misma ira que le había mostrado cuando llegó a su apartamento.

“He reprimido mi ira tanto tiempo; podrías ponerme un halo en la cabeza y convertirme en un santo.

Le dijo sin darle ninguna salida, cerrando constantemente la brecha entre ellos.

“Porque esa era la única forma, la única forma en que podía mantenerte a mi lado”.

“¿Qué…?”

El corazón de Seowon comenzó a latir salvajemente. Ella siguió retrocediendo hasta que se encontró contra la fría barandilla de metal. Aturdida, miró detrás de ella para ver el río fluyendo. Entonces sus brazos aparecieron a la vista y ella la rodeó.

“¡Oh!”

Sus ojos temblaron y luego todo fue inútil.

“Vicepresidente, ¿qué diablos está …?”

“No sabes lo que has hecho, ¿verdad, Han Do-won?”

Seowon estaba hipnotizada por su mirada ardiente.

“Me hiciste dar vueltas en círculos”.

“Pero, yo …”

Estaba a punto de decir, pero él la detuvo con un beso duro.

Le dolieron los labios por el encuentro tan abrupto. El aliento caliente se vertió contra sus labios fruncidos negándose a aceptarlo. Continuó besándola con la respiración ahogada. Su lengua rompió sus defensas y la sensación de él lamiendo su boca y entrelazándose con su lengua hizo que sus rodillas se sintieran débiles.

Continuó besándola incluso cuando ella no podía respirar. Se tambaleó y él la abrazó con fuerza.

“El río está detrás de ti”

Dijo mientras le besaba la barbilla, pero sus ojos estaban ahora en sus labios enrojecidos y revoloteando.

“Me has empujado lo suficiente como para tener que llevarte a un rincón del que no puedes huir”.

Dijo con voz ronca. El deseo en su voz hizo que las piernas de Seowon se doblaran.

No puedo negarte nada de todos modos… quería decir, pero frunció los labios con fuerza. Tenía que rechazarlo, tenía que alejarlo, pero al mismo tiempo no quería. Sentía que se estaba volviendo loca.

“Lee Kang-joon…”

“Di lo que quieras”.

Él gimió mientras lamía su labio inferior.

La emoción hizo que Seowon se sintiera extraña y el lugar entre sus piernas se sintió más apretado.

“Haah … Vicepresidente, soy… ¿cómo digo esto…?”

Seowon trató de hablar sin aliento.

“Lo que sea, está bien. Solo dime”.

Su voz era como la de una bestia. Él estaba chupando sus labios de nuevo, haciéndola sentir mareada.

“Han Do-won desde el principio, nunca hubo un momento en que no te quisiera. Siento que mi mundo gira a tu alrededor. Por favor, dime lo que quieres”.

Había algo de nerviosismo en su voz. Ahora que su autocontrol se había roto, era una gran bola de fuego de deseo.

“Estoy… ”

Intentó. Sus labios se pegaron a los del otro. La garganta de Kang-joon se apretó de sed ante el sonido de sus besos.

Seowon estaba lleno de confusión, quería decirle que no hiciera esto, por su bien. Ella no era quien pensaba que era. Pero no podía decir nada, no quería alejar su cuerpo caliente de ella.

¡No puedo hacer esto! No puedo hacer esto…

Seowon cerró los ojos pensando que no podía hacerlo. Solo sus respiraciones ásperas llenaban la noche.

Kang-joon no pudo contenerse más.

“No tienes que decir nada. No te esfuerces”.

Le quitó las gafas y le inclinó la cabeza hacia atrás para besarla más profundamente.

“Uhn…”

Envolvió su lengua alrededor de la de Do-won y agarró sus caderas para presionar más fuerte contra él.

Sus lenguas enredadas hacían un sonido húmedo y obsceno que los empujaban a una excitación más fuerte, haciendo que sus manos errantes fueran más ásperas como si quisiera estar en todas partes y tragar todo. Sus besos la inclinaron.

Presionó sus caderas contra su endurecida masculinidad. Podía escuchar a Do-won gemir, pero no cedió, sino que se empujó con más fuerza contra Do-won.

“He codiciado este cuerpo muchas veces en mis sueños”.

“Oh, Vicepresidente…”

Cuando sus besos cayeron hasta su cuello, Do-won se encogió y trató de encogerse de hombros, pero le dieron ganas de morderse el cuello con más fuerza.

“¿Sabes cuántas veces he soñado con dejar una huella en este delicioso cuello?”

“Ah…”

Seowon se sintió mareada. Cerró los ojos y echó la cabeza hacia atrás. El corazón le latía con fuerza en los oídos mientras sus labios calientes se movían hacia abajo.

El cielo nocturno apareció sobre su cabeza inclinada. Tiró y tiró de la corbata de Seowon y comenzó a desabotonar su camisa.

“Oh … espera… Señor-ah”.

Kang-joon besó y chupó su clavícula entre la camisa abierta. Las manos de Kang-joon recorrieron su cuerpo para agarrar su trasero. Apretó la suave y esponjosa carne.

Ella jadeó.

“¿Sabes cuántas veces he querido enterrarme entre este culito?”

“Vicepresidente… mi ropa…”

Dijo entre jadeos. Todo su cuerpo estaba en llamas, el calor se extendía gradualmente de sus labios por todo su cuerpo. Le dejó sin aliento.

“Do-won, tengo que tenerte…”

Dijo mientras se agachaba para desabrochar su cinturón.

¡No! ¡No! ¡Descubriría que era una mujer!

“¡Deténganse!”

Ella lo empujó tan fuerte como pudo.

Retrocedió dos pasos y se llevó las manos a la boca con desconcierto.

Seowon respiraba con dificultad, lucía temblorosa, mientras lo miraba por última vez antes de pasar a su lado como una fugitiva.

Seowon irrumpió en la suite del hotel, corrió a su habitación, cerró la puerta y se deslizó hasta el suelo.

“¿Qué diablos acabo de hacer…?”

Murmuró en estado de shock.

Ella se había vuelto loca.

Besar a un hombre con una prometida. Alguien que la conocía como Do-won. ¡¿Cómo pudo hacer tal cosa?!

Seowon no pudo reconciliarse con lo sucedido.

¿Qué debería hacer ahora? ¿Qué hago ahora? Ella lloró mientras las lágrimas caían de sus ojos.

Había cruzado una línea que no debería cruzar, no importa cuánto lo anhelara, nunca debería haber hecho esto.

Ella comenzó a sollozar. Sentirse culpable de que todo hubiera sido destruido. Se apoyó contra la puerta, se cubrió la cara con las manos y lloró.

***

“Conductor, ¿podrías detenerte en esa tienda de ahí? Quiero comprar un pastel”.

Do-won salió del taxi usando sus muletas. La tienda vendía el sabor de pastel favorito de Seowon.

“Han Seowon, te voy a sorprender hoy”.

Dijo con una sonrisa ante su dulce tarta de té. La última vez que vio a Seowon, tenía una expresión deprimida. Pesaba mucho en su mente.

Al principio, pensó que ella estaba deprimida porque sus cirugías no habían tenido éxito, pero su tristeza no se disipó una vez que las cosas empezaron a mejorar con sus piernas.

Aunque, su depresión no desaparecería mágicamente con el pastel, al menos le traería una sonrisa a su rostro, aunque fuera por un momento.

“Muchas gracias. Ten un buen día”.

Mientras se acercaba cojeando a la puerta, un hombre se detuvo y lo miró con preocupación.

“¿Señor Han Do-won?”

“¿Sí?”

La persona que lo llamó no era alguien que él conocía.

“¿Quién…?”

“Han Do-won, ¿cómo te lastimaste? ¿No te veías así hace un tiempo? ¿Qué pasó?”

“Oh, tuve un pequeño accidente”.

El hombre parecía tener unos treinta años, estaba vestido como un oficinista, pero Do-won no lo reconoció en absoluto.

El hombre miró sus muletas y preguntó.

“¿No se fue a los Estados Unidos con el Vicepresidente?”

El rostro de Do-won se quedó inmóvil antes de preguntar.

“¿Con quién fui en un viaje de negocios?”

“¿Eh? Con el vicepresidente Lee Kang-joon”.

***

“Por favor, acepta esto”.

Dijo Han Do-won mientras sostenía un sobre blanco y lo colocaba en su escritorio.

“¿Qué es esto?”

Preguntó aburrido y quizás algo asustado.

Había pasado un mes desde que regresaron de la ciudad de Washington. Cuando él regresó al hotel esa noche, Do-won se había ido para regresar a Corea, por eso ahora no podía entender cuál era la situación entre ellos.

Do-won lo miró directamente a los ojos y respondió.

“Es mi carta de renuncia”.

La expresión de Kang-joon se agudizó.

“¿Es esta la respuesta a esa noche?”

“Lo siento”.

Do-won respondió con frialdad.

Miró el sobre y se lo devolvió.

“Sé tu respuesta y no volverá a suceder. Hagamos como si nunca hubiera pasado”.

“Vicepresidente”.

“No quiero que tu rechazo hacia mí sea la causa de tu despido”.

Do-won parecía querer decir algo, pero lo mantuvo a raya. Kang-joon se obligó a tragar la emoción que brotaba en su interior. Había sido una larga espera.

Hasta esa noche, había apretado los dientes y controlado para mantener a Do-won cerca. Había reprimido su necesidad de tocarlo, había reprimido su necesidad de abrazarlo y besarlo. A pesar de que hizo esto, Kang-joon finalmente perdió la cabeza porque Do-won todavía seguía actuando como un conejo asustado a su alrededor.

¿Era este el resultado?

El hecho de que Do-won le temiera lo suficiente como para renunciar a pesar de que anteriormente había dicho que nunca lo haría, lastimó el corazón de Kang-joon.

“Por favor acepte mis disculpas, Vicepresidente”.

Dijo Do-won con una profunda reverencia antes de darse la vuelta.

“Han Do-won”.

Maldición.

Kang-joon apretó los dientes y Do-won siguió caminando hacia la puerta sin detenerse.

“¡Han Do-won!”

Gritó mientras sus ojos se llenaban de sangre.

Pero Do-won no miró hacia atrás.

***

Su corazón se rompió cuando dejó su oficina. Antes de darse la vuelta, la expresión de Kang-joon era tan dolorosa que casi se rindió. Pero no pudo detenerse.

Salió de la empresa y se metió en un taxi que la esperaba.

“Has presentado su dimisión, ¿no?”

Ella asintió con la cabeza.

“Sí…”

“Bien”.

Do-won no dijo nada más mientras el taxi se alejaba.

La había estado esperando frente a su apartamento cuando regresó de Washington.

“Do-won, ¿qué haces aquí?”

“Conocí a alguien de la empresa ELN en mi camino hacia aquí”.

“¿Qué?”

“Creo que tenemos mucho de qué hablar”.

Al darse cuenta de que la habían descubierto, le contó todo. Todo excepto la situación con Lee Kang-joon.

Do-won no se había enojado como esperaba. Estuvo en silencio durante mucho tiempo antes de que pudiera decir.

“Soy tan patético como para que hagas algo como eso”.

“No, Do-won, no es tu culpa”.

“Si no hubiera sido tan estúpido, no habrías hecho esto”.

“No es así, por favor no pienses eso”.

“Entonces renuncia ahora mismo”.

“Do-won”.

“¡Por favor, hazlo ahora porque me está volviendo loco!”

Al ver la expresión de dolor en su rostro, Seowon se dio cuenta de que realmente lo había manejado mal. No había esperado que se culpara a sí mismo por todo. Entonces, ella prometió renunciar.

A pesar de que el incidente había sucedido, había pensado en dejarlo de lado, aunque pensaba que Lee Kang-joon podría pensar lo contrario. Pero no tuvo más remedio que renunciar al ver la herida de Do-won. Se vio obligada a renunciar incluso si Lee Kang-joon la malinterpretaba.

“No te preocupes por mí de ahora en adelante”.

Seowon asintió y se volvió a mirar por la ventana.

Pero ella lo haría.

Ahora se acabó. Cerró sus ojos. Ella nunca lo volvería a ver.

 

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!