Saltar al contenido
Dark

SM-Capítulo 29

16/08/2021

No sabía cuántos días ha estado en la isla. Apagó su teléfono celular y no había encendido la televisión ni una vez.

Hoy era el primer día que dejaba el hotel después de sentir que el paso del tiempo la había entumecido.

La arena de la playa era muy suave y fresca. Se quitó las sandalias y apretó los dedos de los pies. La arena le hacía cosquillas, se sentía cálida. La playa estaba en gran parte desierta, a excepción de algunos vacacionistas tumbados bajo las sombrillas bebiendo cerveza y surfistas cortando las olas.

Centrándose en la sensación de la arena contra sus pies descalzos, caminó lentamente por la playa.

Después de permanecer encerrada en la habitación todos estos días, de repente sintió ganas de caminar. Caminó y se sintió un poco más activa, es posible que eventualmente quiera regresar al trabajo o incluso a Corea.

‘Do-won debe estar preocupado…’

No le había dicho a Do-won que se había ido de Washington y que ahora estaba en la isla, y tenía apagado el teléfono. Él también pudo haber llamado. Hablaban a menudo mientras ella estaba en Washington.

Pero ni siquiera había pensado en llamar a nadie, quizás más tarde, ella lo llamaría y le explicaría.

Se preguntó por qué no podía encender su teléfono, mientras el sol se elevaba calentando el aire.

¿Tenía miedo de que Kang-joon llamara… o que no la hubiera llamado? ¿Por qué no podía encender su teléfono?

No sabía cuánto tiempo había estado caminando, pero comenzaba a sentirse cansada y sedienta.

‘¿Por qué escapó?’

Pensó mientras caminaba descalza por la arena.

Había huido de Lee Kang-joon y de ella misma, que le había mentido. Se había disculpado y esperaba que, al menos, la situación estuviera resuelta, pero no se había resuelto para ella.

Había tratado de no pensar en eso porque sentía que se desmoronaba constantemente, pero era inútil. Desde el momento en que corrió, solo pudo ver que no había dado ningún paso hacia adelante.

Deseó poder retroceder en el tiempo.

‘Si tan solo le hubiera dicho la verdad a Kang-joon en ese muelle oscuro hace tres años’.

Si ella le hubiera dicho y confiado en él entonces, tal vez las cosas serían diferentes ahora.

Si tan solo hubiera sabido que la indiferencia en su mirada era tan dolorosa. Si lo hubiera sabido, habría tomado otras decisiones.

‘Si hubiera sabido que lo extrañaría tanto…’

Todo el cuerpo de Seowon se sentía seco al sol. Sentía que estaba atacando su cuerpo, pero estaba empeñada en caminar como si fuera la única forma en que podía vivir.

Su mente estaba llena de pensamientos sobre Kang-joon mientras su visión se nublaba.

Se sintió tan arrepentida.

‘Lo siento, Kang-joon.’

La lágrimas corrieron por sus mejillas mientras sus pies se hundían en la arena.

Desde que vino aquí, no había pensado en sus emociones, como si fuera una cáscara vacía. Había pensado que gradualmente no habría ningún trastorno emocional. Ya no lloraría ni sentiría dolor. Pensó que su corazón se endurecería.

Pero eso no fue lo que sucedió.

Solo había empujado todas las emociones tristes y difíciles de su mente, pero no podía evitarlas por siempre, estaba abrumada por la emoción y estalló en lágrimas.

“¡Kang-joon! ¡Kang-joon!”

Su anhelo por él surgió como las olas. Sentía que se estaba desgarrando el corazón porque lo extrañaba tanto, quería verlo, lo necesitaba tanto.

Seowon agarró su ropa sobre su pecho dolorido.

Las lágrimas fluyeron de su cuerpo seco, cayendo a la arena, haciendo que la arena blanca brillara como joyas al sol…

 

***

 

Sus ojos se abrieron parpadeando para encontrar una luz fluorescente sobre su cabeza. La luz hirió sus ojos; en su cabaña, había usado un mínimo de luz.

Seowon frunció el ceño, el techo era diferente. El olor a desinfectante llenó el aire.

¿Estaba en un hospital?

Se volvió para ver un soporte de goteo conectado a su brazo.

“¿Estás despierta?”

Dijo una voz por encima de su cabeza. Miró confundida a una enfermera.

“Sacaré la vía intravenosa”.

“¿Qué pasó? ¿Cómo llegué aquí?”

“Te desmayaste en la playa”.

“¿Me desmaye?”

“Caminar por la playa en un día caluroso, desnutrida y deshidratada, ¿qué esperabas?”

Le dijo la enfermera mientras sacaba la aguja.

Había estado caminando por la playa, después de pasar mucho tiempo acostada y comiendo poco.

‘¿Qué diablos te has hecho a ti misma, Han Seowon?’

(traduzco esto mientras escucho una canción romantica de BTS, la combinación podría hacerme llorar)

Era obvio que no había estado cuidando de sí misma, era como si estuviera tratando de hacerse daño. Su expresión se ensombreció ante la idea de ser vista como una persona loca.

“Para colmo, estabas en un tramo desierto de la playa, si no fuera por esa persona que te encontró, podrías haber muerto”.

“…Ya veo”

Seowon dijo con un suspiro.

“Él volverá pronto”.

“¿Quién?”

Seowon preguntó con suspicacia.

“La persona que te trajo”.

Seowon se sentó, lista para saludar a la persona que le salvó la vida.

La enfermera inclinó la cabeza hacia Seowon.

“Está completando los papeles. ¿No es tu esposo?”

“¿Qué?”

La puerta se abrió en ese momento y la enfermera se volvió hacia la puerta.

“Ahí está”.

Seowon también se volvió y abrió mucho los ojos. Dejó de respirar y miró al hombre de la puerta.

“Kang-joon…”

‘¿Por qué estaba aquí?’

No podía creer que estuviera justo aquí. Era como si estuviera soñando; un sueño urdido por su mente a partir del deseo de verlo.

Kang-joon entró en la habitación.

“¿Pensaste que podrías huir de nuevo?”

“¿Cómo pudiste…?”

Seowon tragó saliva mientras él caminaba hacia su cama.

La enfermera salió en silencio de la habitación. Ellos no se dieron cuenta; sus ojos estaban fijos el uno en el otro.

Seowon no podía mirarlo a los ojos, miró la línea de la mandíbula, que era más pronunciada que antes. Él la miró con las manos en los bolsillos.

“No solo sabes mentir, sino que también puedes desaparecer. Si el nombre que me hubieras dado hubiera sido falso, nunca te habría encontrado. Por suerte, no me mentiste”.

Seowon se mordió el labio ante la ira en su voz.

“Y cuando pensé que finalmente te había encontrado, no estabas en el hotel. Así que salí a caminar por la playa buscando a una mujer asiática porque era asfixiante esperar por más tiempo”.

Seowon siguió mirando sus manos apretadas sobre la manta.

“Levanta la cabeza, Seowon, y mírame”.

Ella miró hacia arriba para ver lágrimas en sus ojos enrojecidos.

“Entonces escuché que una mujer asiática se había derrumbado en la playa… ni siquiera puedo recordar cuán locamente corrí. Corrí hasta ahí, esperando que fueras tú, pero deseando no lo fueras; aun así, algo en mí me decía que eras tú”.

Seowon no podía respirar. Podía ver la firme expresión de su mandíbula.

Kang-joon respiró hondo.

“¿Cómo crees que me sentí al verte desmayada?”

Las lágrimas brotaron de sus ojos y cayeron sobre su cama de hospital.

“Kang-joon…”

Seowon no podía creer que él estuviera llorando.

La preocupación de Kang-joon por ella era aguda. Sus labios también temblaron cuando las lágrimas brotaron de sus grandes ojos color avellana.

“Cuando te vi de nuevo en Washington, pensé que te veías igual que él. Pero como eras mujer, no podrías ser el Do-won que conocía. A pesar de esto, mi cuerpo reaccionó ante ti. Había estado tan confundido; tenía la misma reacción física hacia alguien que se parecía a Han Do-won. Pensé que mi cuerpo solo podía responder a una persona, que tenía el mismo rostro y físico”.

Kang-joon miró a Seowon.

“Estas muñecas. Todo en ti decía que eras mujer, pero ¿cómo no me di cuenta? ¿Por qué me emocioné tanto contigo?”

“Lo siento… ah”.

Kan-joon le apretó sus muñecas con mas fuerza.

“¿Cómo te encontré? Fue muy duro. No puedes imaginar lo difícil que fue”.

A pesar de la incomodidad, no podía apartar la mirada de sus ojos.

“Tenía tanto miedo de no poder encontrarte. No solo eso, tenía tanto miedo que no pude aguantar hasta el día en que te encontré. Cada día que pasaba sin ti me volvía más loco. Tenía que encontrarte. Tenía que atraparte”.

Necesitaba encontrarla. Para aferrarse a ella y, esta vez, aguantaría para que ella nunca pudiera ir a ningún lado sin él.

Las lágrimas brotaron de los ojos de Seowon cuando vio los suyos.

“También quería estar cerca de ti. ¿Te diste cuenta?”

“Sí”.

Su voz temblaba, cerró los ojos con fuerza mientras tomaba una respiración profunda.

“Te mentí. Dos veces. ¿Cómo…? ¿Cómo pudiste dejarlo pasar tan fácilmente?”

“No te perdoné fácilmente, fue muy difícil perdonarte, así que tienes que volver a mí, sin luchar”.

Él sostuvo su rostro entre sus manos.

“Puedo hacer eso”.

Salieron del hospital de inmediato y regresaron a la villa del hotel. En el camino, Seowon no podía dejar de mirar con asombro y felicidad la mano que sostenía la suya.

Antes de desmayarse, nunca lo hubiera imaginado en un millón de años…

¿Cómo podía estar aquí con ella de la mano?

“Primero, vamos a comer. Estás desnutrida y deshidratada. ¿Qué diablos te has estado haciendo a ti misma?”

Seowon estaba un poco avergonzada.

“Eso…”

Seowon había pedido comida, pero apenas comía algo.

“No lo hice todo el tiempo. Simplemente resultó ser así…”

Seowon miró hacia abajo. Finalmente se dio cuenta de que no se había cuidado bien durante los últimos días.

Kang-joon miró a Seowon y apretó su agarre.

“Deberías haber dejado tu teléfono encendido”.

“Parece que has perdido peso”.

Kang-joon dijo extendiendo la mano para acariciar su mandíbula.

Él cubrió su mano con la suya.

“Te estaba buscando”.

Él la arrastró. Llegaron a un restaurante junto a la playa. La sentó en una mesa afuera mirando hacia la playa.

“¿Has comido aquí?”

“Aún no”.

El restaurante estaba cerca del hotel.

“¿Este es tu primer día fuera de la villa?”

Ella no respondió, luciendo culpable.

“¿Qué has estado haciendo?”

Kang-joon suspiró. Inmediatamente ordenó los platos más populares del menú.

Seowon trató de detenerlo porque estaba pidiendo demasiado.

“No puedo terminar todo eso”.

“Una vez que llegue la comida, simplemente come lo que te guste”.

Seowon no respondió, así que se volvió para contemplar la puesta de sol.

La suave iluminación del restaurante creó un ambiente acogedor para los invitados, sus risas llenaron el espacio creando un ambiente cálido.

Ella se volvió hacia él mientras se recostaba en su silla y se remangaba. Sus ojos fueron atraídos por sus músculos lisos que ahora estaban expuestos. Ella volvió a mirarlo y Kang-joon la estaba mirando, apoyando la barbilla en una mano.

“Deberías mirar más. Siempre voy a tenerte cerca de mí, tanto que te cansarás de verme”.

Seowon le dio una gran sonrisa, se volvió hacia sus alrededores.

“Nunca me di cuenta de que este era un lugar tan hermoso. Si lo hubiera sabido, no me habría quedado en mi habitación. Me habría aventurado a salir”.

Todo era hermoso. Los cálidos bulbos amarillos que colgaban de los árboles hacían que todo pareciera cálido.

“Podemos salir todos los días”.

“¿Pero no estás ocupado?”

“No creo que la persona por la que dejé el trabajo para poder encontrarla deba decir eso.

“Ah … lo siento. Por mí…”

“Antes de que llegara fui al laboratorio donde trabajas”.

Kang-joon se inclinó hacia delante y puso los brazos sobre la mesa, con la camisa apretada alrededor de los hombros, resaltando la amplitud de sus hombros. Sintió que el calor se acumulaba dentro de ella. La sensación la hizo salivar. Ella se detuvo.

“¿Qué hiciste…?”

‘De hecho, ¿cómo la encontró?’

Luego recordó que le había contado a Kang-joon sobre su trabajo en el laboratorio mientras estaban secuestrados.

“Investigué cada uno de tus pasos, después de que recogieras tus cosas en el hotel. Conocí a Lena”.

“¿La conociste?”

Seowon abrió sus ojos con sorpresa. Él había mencionado que le costó mucho llegar ahí, pero ella no tenía idea de lo que había sucedido.

“Cuando la conocí, me sorprendió el hecho de que hay partes de tu vida de las que no sé nada”.

“Hace tres años, sólo estaba en Corea para unas largas vacaciones junto a mi hermano. Nunca hubiera imaginado que él tendría un accidente de coche…”.

Kang-joon la miró suavemente.

“Sé que puede sonar egoísta, pero si eso no hubiera sucedido, jamás te habría conocido”.

Ella lo miró y se encontró con sus ojos.

“Cuando vi el laboratorio, pensé, no te habría conocido si todavía estuvieras ahí. Han Do-won, Chloe, Han Seowon… Me horrorice cuando me di cuenta de que no sé nada sobre ti”.

Seowon suspiró y miró hacia la playa.

“He pensado un millón de veces que desearía no haberte conocido nunca”.

Sus ojos color avellana reflejaban la luz del dorado atardecer.

“Tenía miedo de que mi amor por ti fuera demasiado grande. Cuando me dijiste que te atraía incluso cuando pensabas que era un hombre, me… me sentí muy avergonzada al principio, pero luego me di cuenta que también me atraías… Tenía muchas ganas de huir”.

Quería volver a cuando no conocía a Lee Kang-joon. Sus ojos estaban llenos de tristeza mientras miraba hacia la playa.

“Después de correr, traté de volver a mi trabajo y concentrarme, pero no pude. Te extrañé mucho”.

Kang-joon la miró en silencio, esperando. Se sirvieron los platos que pidieron, pero nadie miró al servidor, ni a la comida.

“No podía explicar esto, pero cuando nos volvimos a encontrar, no pude resistirme a ti porque te había extrañado”.

No era una larga historia, pero quería explicárselo todo.

“Siento no habértelo dicho antes”.

Seowon dijo mientras las lágrimas comenzaban a caer por su rostro.

Kang-joon se levantó mientras miraba obstinadamente. Le echó la chaqueta por los hombros y la rodeó con el brazo.

“Seowon”.

Ella se volvió hacia él, le secó las lágrimas con el pulgar.

“Pensé que habías dicho que estarías conmigo. No te culpes más. No te arrepientas del hecho de que estés a mi lado es suficiente para mí”.

“P-pero yo…”

Solo porque me extrañaste, puedo perdonarlo todo”.

Seowon contuvo el aliento ante sus sinceras palabras.

Se inclinó y besó sus ojos húmedos. Cuando se inclinó para mirarla a los ojos, las lágrimas brotaron de nuevo.

“Kang-joon, creo que te he amado desde el día en que nos conocimos”.

(mmm no, le tenías miedo, bye)

Acarició su rostro surcado de lágrimas y respondió.

“Creo que te he amado desde entonces, aunque no lo reconocí, probablemente desde el momento en que comencé a soñar contigo”.

Los sueños eran una señal de su subconsciente; de lo mucho que la amaba.

“Te amo, Han Seowon”.

Seowon quería llorar aún más. Su admisión sacudió su corazón.

Él sostuvo su rostro entre sus grandes manos.

“He estado enamorado de ti durante mucho, mucho tiempo”.

La única persona que nunca había podido olvidar. La única persona en el mundo que le hizo sentir amor y pasión por primera vez… era Han Seowon.

Se abrazaron.

“Te amo”.

Kang-joon le habló al oído y la abrazó con fuerza.


Por fin… 29 capítulos para que lo dijeran, bueno no esta mal, hay historias que les toma 200, pero este es un r19, queremos rapidez

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!