Saltar al contenido
Dark

SM-Capítulo 32

18/08/2021

Cuando regresaron a Corea, la primera persona con la que se reunió Seowon fue Do-won.

“Dime lo que pasó”.

Estaban cenando, pero a él no le interesaba la comida. Él la miró, se reclinó en su silla con los brazos cruzados sobre el pecho.

“He estado esperando tu explicación por no mantener el contacto. Iba a volar América y buscarte. Explícate ahora”.

Se había preocupado mucho cuando ella no lo había llamado. Puede que no llame durante uno o dos días, pero nunca había pasado tanto tiempo como una semana sin contacto. Y cuando finalmente llamó, le dijo “regresaré a Corea pronto y tengo algo que decirte”.

Seowon, sintió que sería difícil explicárselo a Do-won por teléfono, y sería correcto hablar sobre Lee Kang-joon en persona.

‘Pero no sé cómo se lo tomará. Depende de mí decidir’; debo explicarle primero.

Sabía que su hermana aun se sentía culpable porque decidió trabajar en ELN en su nombre, pero había estado muy preocupado por todo aquello de lo que ella quería hablar desde esa llamada telefónica.

“Dime, ¿se trata del Vicepresidente Lee Kang-joon?”

Seowon pareció sorprendida.

“¿Cómo lo adivinaste?”

Do-won echó la cabeza hacia atrás y suspiró.

“Lo sabía…”

***

Durante el tiempo que Seowon no lo había contactado, Lee Kang-joon le habló de repente.

“¿Sabes dónde está Han Seowon?”

“¿Por qué el Vicepresidente del ELN busca a mi hermana?”

“Sólo tengo que encontrarla”.

Esas palabras estaban llenas de significado. Pero por mucho que quisiera ser respetuoso y educado, las cosas se complicaron cuando se trataba de él, el Vicepresidente y su hermana.

“Mi hermana está en Estados Unidos”.

“¿Has tenido noticias de ella últimamente? ¿En los últimos días?”

“No. Colgaré si no hay nada más”.

“Espera un minuto”.

Había tanta desesperación en el tono de Lee Kang-joon que Do-won se detuvo.

“Si averigua dónde está, ¿podría avisarme? Te lo ruego…”

“Se lo haré saber”.

Do-won colgó mirando el teléfono confundido, sintiéndose bastante extraño después de esa repentina llamada telefónica.

***

Había esperado que su largo silencio estuviera relacionado con Lee Kang-joon, pero al confirmar que estaba realmente relacionada con él, Do-won frunció el ceño.

“Me llamó cuando no pudo encontrarte, hace más de dos semanas”.

“¿Kang-joon?”

“Sí, preguntando si sabía dónde estabas”.

Los hombros de Seowon se relajaron, una parte de ella lo sabía.

“Siento que terminarás involucrado. Fue un poco complicado”.

“¿Complicado por Lee Kang-joon? No lo estás viendo, ¿verdad? ”

“Sí”.

“¡¿Qué?! ¡¿Estás loca, hermana?! ¡Despierta!”

“¿Por qué? ¿Qué pasa si estamos saliendo?”

La expresión de Do-won se retorció mientras se rascaba el cabello con frustración.

“¿Por qué? Es el sucesor del ELN…”

Do-won detuvo su diatriba a mitad de camino cuando vio a un hombre entrar en el restaurante.

“¿Lee… Lee Kang-joon?”

Seowon se volvió para mirar en dirección a la sorprendida mirada de Do-won.

“¿Kang-joon?”

Ella lo observó mientras caminaba hacia su mesa. Se volvió hacia Do-won, cuya boca aún estaba abierta, y dijo:

“Hola, soy Lee Kang-joon. Es un placer conocerte finalmente”.

“Ah…”

Do-won se levantó, nervioso y avergonzado y tomó su mano en un apretón de manos.

“Encantado de conocerle también, soy Han Do-won”.

Kang-joon sonrió y se sentó junto a Seowon.

“¿Cómo es que estás aquí? Sin decírmelo…”

Kang-joon le dedicó una sonrisa amable y respondió.

“Pensé que sería apropiado venir a conocer a tu hermano, saludar a la familia, por así decirlo”.

Mirando esta escena, Do-won se sorprendió, ¿el Vicepresidente Lee puede sonreir?

Hasta donde él sabía, Lee era un hombre que tenía un aura opresiva y abrumadora a su alrededor. Era evidente cuando entró al restaurante, pero ahora, le sonreía a su hermana, que se estaba derritiendo como si fuera la única cosa en el mundo.

Se miraron el uno al otro durante un rato, antes de que él se volviera hacia Do-won.

“Siento haber llamado de repente…”

Do-won evitó mirarlo a los ojos.

“No… está bien …”

“Lo único en lo que podía pensar era en encontrar a Seowon, lamento si te sorprendí”.

Do-won miró hacia abajo con torpeza.

“No, no se preocupe”.

Era extraño que su ídolo se disculpara con él. Pero respiró hondo y adoptó una expresión determinada cuando preguntó.

“¿De verdad está viendo a mi hermana?”

“No”.

“¡Lo sabía! Ves…”

“No solo estoy saliendo con ella; quiero que nos casemos pronto”.

“¿Eh?”

“¡¿Eh?!”

Los hermanos lo miraron conmocionados.

“Esta es la primera vez que mencionas eso”.

Kang-joon se volvió hacia ella.

“¿No quieres casarte conmigo?”

“Eso no es lo que quiero decir, pero, aun así…”

“¿Por qué no puedes decirlo con seguridad?”

“Porque el matrimonio es un poco…”

Mientras hablaba, la expresión de Kang-joon pasó de gentil a fría.

“¿Cómo podemos vivir juntos sin casarnos?”

‘¿Qué está pasando aquí?’

Se preguntó Do-won mientras miraba a los dos. Él estaba confundido; ¿Está situación no está invertida?

Puede que tenga prejuicios en contra de los herederos, porque solo tenía información vaga sobre esa clase de personas, pero sabía que en su mayoría se casaban con otras personas de su propio calibre. Había pensado que Lee Kang-joon evitaría el matrimonio y Seowon lo querría, pero esto era diferente.

Él había estado listo para pelear con él como hombre, “Si estás saliendo como un juego…” y así sucesivamente, pero ahora ese no era el caso.

‘¿Qué tengo que hacer?’

Sin darse cuenta de la confusión de Do-won, Kang-joon continuó presionando a Seowon.

“Contesta, Han Seowon, por favor.”

“Nunca pensé en casarme”.

Ella respondió honestamente haciendo que la expresión de Kang-joon se volviera más fría.

“Entonces piénsalo, aquí mismo, ahora mismo”.

“Es demasiado repentino y Do-won está aquí”.

“¿Qué más hay además del matrimonio? Nunca había oído hablar de otra forma de estar juntos para siempre. ¿Qué hay de usted, señor Han?”

“¿Qué? ¿Sí? ”

Do-won se sorprendió de que la conversación se dirigiera hacia él.

“¿Estás loco, Kang-joon?”

“De ningún modo”.

Gritó, pero su rostro estaba aterradoramente indiferente.

Mientras más veía esa faceta, menos podía creer que este fuera Kang-joon. El gran Lee Kang-joon se estaba comportando como un niño celoso y haciendo pucheros ante su amada mujer.

‘Creo que estoy alucinando’.

‘De ninguna manera. Más de esto y mi salud mental estará en peligro’.

Decidió irse.

“Hermana, me voy. Piensa en el matrimonio y vuelve a hablar conmigo”.

“¿Eh?”

Kang-joon se levantó al igual que Do-won. Do-won parecía que había perdido su alma.

Kang-joon dijo.

“Tendremos una reunión formal pronto”.

“No. Tómese su tiempo. Quiero reforzar mi estado mental. Quizás un poco más tarde, no quiero verte hasta entonces. ¡Adiós!”

“¿Estado mental?”

Seowon se quedó mirando a su hermano mientras escapaba del restaurante sin tocar su comida.

“Comeré primero. ¿Ya comiste?”

Preguntó ella acercando el tazón de arroz. Era obvio que acababa de llegar del trabajo. Estaba segura de que no había cenado. Kang-joon decidió sentarse frente a ella.

“Primero, quiero escuchar una respuesta; ¿por qué no quieres casarte conmigo?”

Kang-joon preguntó con los brazos cruzados sobre el pecho.

Al verlo así en la misma pose que Do-won, Seowon se preguntó qué tipo de deja vu era este.

De repente se sintió cansada y suspiró.

“Primero come, luego habla. Señora, por favor envía mas comida”.

La encargada trajo caldo y el arroz miró el rostro de Kang-joon.

“¿Oh? ¿Eres alguien famoso? Siento que me resulta familiar”.

“No”.

“Qué extraño, tienes un aura diferente a la de la gente normal una vez que entraste”.

Le dijo la señora mientras regresaba a su puesto.

Al verla murmurar para sí misma, Seowon pensó que Kang-joon podía ser malinterpretado.

“Lo vio en las noticias, no en un drama”.

A pesar de esto, era cierto que Kang-joon era lo suficientemente guapo como para ser confundido con un actor.

“Entonces, ¿alguna vez has estado en un lugar como este, Kang-joon?”

“¿No lo crees?”

Le preguntó mientras recogía sus palillos.

Seowon inclinó la cabeza hacia un lado.

“No, tal vez…”

“Cuando era director en la rama de construcción, solía ir a lugares como este con los capataces”.

“Oh ya veo. Prefieres conocer a todas las personas involucradas tanto como sea posible”.

Dado que trabajo como su secretaria, tenía cierto conocimiento de su estilo de trabajo.

La mayoría de los herederos de tercera generación solo querían elevar su perfil y solo estaban interesados ​​en la administración, pero Kang-joon había trabajado en una posición baja durante mucho tiempo. En todos los lugares a los que fue asignado vio un aumento de diez veces en las ganancias o más. Se había vuelto legendario en ELN.

“Así era porque soy un perfeccionista, pero esas cosas me ayudan a encontrarlas”.

Seowon también sabía esto por escuchar los rumores, asintió.

Después de comer algo, ella lo miró.

“¿Do-won y yo nos parecemos, no? ¿Estás sorprendido? Me parecía a él vestido de hombre”.

Aunque, había sido mucho más esbelta que Do-won, pero aún podía hacerse pasar por él fácilmente.

“No. No te pareces a él, ¿Cómo puedes decirlo?”

Ella lo miró de manera extraña. Estaba comiendo con su gracia y elegancia naturales habituales.

“El hecho de que sus ojos, nariz y boca se parezcan no significa que sea iguales. Su semblante es completamente diferente al Han Do-won que conozco”.

“¿De verdad?”

Ella respondió con una sonrisa feliz. Sí, sería diferente ya que estaba fingiendo ser un hombre, pero aún estaba muy feliz de escucharlo decir eso.

“¿Entonces cuáles son las diferencias?”

Kang-joon no respondió su pregunta, en cambio.

“Múdate conmigo esta noche. Y puedes tomarte el tiempo para organizar tu antigua casa”.

“No puedo hacer eso”.

Kang-joon se detuvo y la miró con una ceja levantada.

“Es donde vivíamos con nuestros padres cuando éramos pequeños”.

“¿De verdad?”

“Nos mudamos a una casa más grande, pero no pudimos mantenerla. Este piso es el lugar donde mas recuerdos tengo. Me quedé ahí porque necesitaba un lugar donde quedarme cuando volviera a Corea”.

“Si ese es el caso, déjalo como está”.

El habló como si fuera un lugar precioso para Seowon, sería lo mismo para Kang-joon.

“Bueno “.

Ella sonrió, feliz de que él entendiera su corazón y lo aceptara. Levantó la cuchara y siguió comiendo.

Después de la cena, Kang-joon la llevó a su casa. Seowon miró las calles de Seúl que no había visto en mucho tiempo en silencio durante un tiempo.

“Estaba muy nerviosa cada vez que estaba en tu casa… Todavía me siento nerviosa”.

Kang-joon se volvió hacia ella, realmente se veía nerviosa.

“También estaba nervioso”.

“¿Tú? No puede ser”.

“En verdad, Han Seowon, no sabes cuánta agonía sufrí en esa casa”.

¿Agonía?

Seowon pensó en el pasado y su mano acarició suavemente la de ella. No importa cuanto pensara en eso, no recordaba ningún signo de angustia o agonía de Kang-joon.

Todo lo que podía pensar era en la intensa mirada que sentía como si quisiera engullirla y la presión que sostenía su rostro.

“No lo creo. ¿Recuerdas las mismas cosas que yo recuerdo?”

“Siempre que te miraba, me excitaba. Suprimir mis deseos fue lo más difícil que tuve que hacer”.

“Kang-joon, ¿estás seguro de tu orientación sexual? En ese entonces era hombre “.

“También sentí que estaba loco. Pero, afortunadamente, eras tú”.

“¿Entonces…?”

“Eso significa que mi cuerpo solo te responde a ti”.

“¿Y si hubiera sido hombre?”

“Quizás…”

“Ah…”

“Después de todo, me encantaría siempre que seas tú”.

Recordó que había dicho que no importaba quién era Seowon. De hecho, le hizo cosquillas en el corazón saber que Kang-joon la amaría sin importar su apariencia.

“No importa si eres Han Do-won o Han Seowon”.

“Me gusta eso”.

Con una suave sonrisa, él le acercó la mano y le besó el dorso de la mano. La dejó ir y se concentró en conducir.

Era un gesto pequeño, pero se dio cuenta de que la amaba mucho.

Su corazón estaba lleno de emoción mientras lo miraba, sus fosas nasales estaban calientes. No sabía que podía ser tan feliz. Se volvió para mirar hacia afuera y ver que se estaban acercando a su casa.

“Ya estamos aquí”.

Su corazón latía con fuerza ante la idea de venir a su casa después de mucho tiempo. Entonces notó que alguien estaba parado frente a la entrada del garaje.

“Kang-joon, creo que alguien está ahí”.

Kang-joon redujo la velocidad y frenó. Miró hacia adelante y frunció el ceño.

“Espera aquí un momento, ya vuelvo”.

Con la indiferencia marcada en su rostro, se desabrochó el cinturón de seguridad y salió.

“Kang-joon”.

Sera lo llamó cuando lo vio. Ella miró con furiosa acusación al coche.

“¿Es ella? ¿La mujer que llegó al país contigo?”

“No tiene nada que ver contigo”.

Se mordió el labio ante su fría despedida.

“Pero tenemos una relación. ¿Qué pasa con nosotros?”

“¿Qué pasa con nosotros?”

Los puños cerrados de Sera temblaron ante sus palabras. Había cancelado su ceremonia de compromiso hace tres años sin explicación. Inicialmente, se sintió satisfecha de que el Presidente Lee hubiera forzado el compromiso, pero Kang-joon la había sorprendido cancelando la ceremonia de compromiso ante tanta gente.

Pero se había convencido a sí misma, esperaré el momento adecuado.

Estaba furiosa porque le había contado a los medios de comunicación sobre el compromiso, pero luego había fingido ser una mujer de mente abierta. Ella creía que él no tenía más remedio que casarse con ella al final debido a su aversión a otras mujeres.

‘Veré si dices eso en cinco años.’

Sonrió tranquilamente a Kang-joon.

En el momento en que se convierta en Presidente, no importa qué, Kang-joon tenía que casarse con ella.

Si permanecía soltero, parecería que tenía algún problema. No podría ser un sucesor sin herederos, la familia Lee estaría en desventaja.

Incluso sin Lee Chun-il, había muchas personas que esperaban superar a Kang-joon en un momento de debilidad. Entonces, incluso Kang-joon no pudo vencer el deseo del Presidente.

‘Entonces, en ese momento me rogaras.’

Eso es lo que había pensado, y siguió conociendo a otros hombres. Sin importarle que Kang-joon siguiera soltero, le aseguró que ella era la única con la que podía casarse. Esperar era solo una pequeña penalización.

Pero luego Kang-joon se fue a los Estados Unidos, y de repente pospuso su trabajo, y no regresó en el momento en que dijo que lo haría, tuvo la extraña sensación de que algo le había sucedido con él.

Luego recibió una llamada telefónica de una amiga.

“Sera, estoy en el aeropuerto. No creerías a quien acabo de ver”.

“¿Quién?”

“Kang-joon saliendo de la sala de embarque con una mujer. Estaban tomados de la mano, sin importarles quién los viera”.

“Eso no puede ser, debe ser otra persona”.

“Sé cómo es Kang-joon. ¿Por qué lo confundiría con otra persona? Te enviaré una foto”.

La imagen llegó y sin ninguna duda era Kang-joon.

Sera se sorprendió. Fue directamente al ELN, pero le dijeron que él se había ido. Entonces, ella había venido directamente a su casa.

“Pregunté qué tipo de relación tenemos”.

Kang-joon volvió a preguntarle a Sera.

Ella tragó saliva.

“Estamos comprometidos”.

“¿Te he pedido alguna vez que te cases conmigo?”

“Pero…”

Sera no podía hablar. Lo conocía desde muy joven y conocía la historia de su familia. Nunca imaginó que las cosas pudieran cambiar.

“¿Quién es ella? ¿Cuánto la conociste?”

Pero Kang-joon la miró.

“No te concierne. Si no quieres sentirte aún más infeliz, vuelve a casa, Sera”.

“¿Por qué me estás haciendo esto?”

“¿No te dije una y otra vez que no me importabas?”

Sera se sintió avergonzada y sorprendida por su voz fría. Al crecer sin nada más que infinitos cuidados, nunca se había enfrentado a tanta frialdad.

“Kang-joon, te arrepentirás de esto”.

Pasó por delante de él y regresó a su coche, donde estaba esperando su conductor.

Kang-joon ignoró a Sera y regresó con Seowon esperando en su auto.


Este el momento en que se emocionan, pero yo no puedo, estuve en una posición similar a Sera, y no es agradable

AtrásNovelasMenúSiguiente

error: Content is protected !!