Saltar al contenido
Dark

TMSMT- Capítulo 2 – Estúpido y estúpidamente rico

28/11/2021

En la entrevista de Jiang Xun, se le preguntó especialmente sobre el reciente campeonato mundial en el que había participado. Había llevado a su equipo a la victoria, abriendo un camino a través de su competencia y ganando la gloria de su país al ser coronado como el gran campeón.

Desde que regresaron a casa del torneo, las entrevistas con el equipo habían sido ininterrumpidas.

La revista a la que Jiang Xun estaba dando una entrevista hoy había estado tratando de que él aceptara una entrevista exclusiva durante años. Tiraron de todos los hilos a su disposición y e hicieron uso de todos sus favores solo para llevarlo allí.

“Dios Xun, ahora que el gran torneo ha terminado, ¿qué planeas hacer a continuación?” preguntó la reportera de la revista.

“El equipo se tomará unas vacaciones de una semana en un pequeño pueblo del norte de Europa. Nos lo tomaremos con calma y, cuando regresemos, comenzaremos a entrenar para el próximo torneo”.

Jiang Xun echó un vistazo discreto a su propio reloj. El tiempo de la entrevistadora estaba casi terminado.

“¿Sólo una semana? ¿No quieres un descanso más largo que ese?”

“No”, respondió Jiang Xun con una sonrisa educada. “En la superficie, la brillantez de los deportes electrónicos parece simple y fugaz. El público ve una obra increíble y simplemente recuerdan esos pocos segundos. No se dan cuenta de la cantidad de trabajo y entrenamiento que hacemos detrás de escena”.

Ahora estaban empezando a concluir la entrevista.

“¿Puedo hacerte una pregunta algo personal?” preguntó la reportera, luciendo un poco nerviosa. Acababa de recibir un mensaje de texto del editor en jefe de la revista, en el que se le había encomendado una tarea bastante abrumadora.

“Adelante”, dijo Jiang Xun, indicándole que procediera.

“Escuchamos un rumor de que… su familia…” la periodista se calló.

“Es verdad”, dijo Jiang Xun sin vergüenza. “Esto no es un secreto. Ese chico que está haciendo una sesión de fotos para la portada de tu revista, el que tiene mala actitud, es mi hermano pequeño Jiang Ying. Eso es lo que querías escuchar, ¿verdad?”

Jiang Xun estaba impasible y parecía pensar que esto no era una gran noticia, pero la reportera estaba visiblemente emocionada cuando dijo: “Será genial incluir estos pequeños huevos de Pascua en la entrevista”.

“Claro, adelante”. Jiang Xun mostró una sonrisa.

Las mejillas de la reportera se enrojecieron levemente.

Aunque era un jugador profesional de deportes electrónicos, una carrera en la que la apariencia no era lo más importante, la apariencia de Jiang Xun no dejaba nada que desear. Medía 1,87 metros, tenía una gran figura y un rostro guapo. Los genes de su familia eran fuertes y no había forma de que no hubiera resultado atractivo.

La reportera estaba prácticamente fuera de sí por la emoción mientras hojeaba las notas de la entrevista.

Jiang Xun era una especie de leyenda, no solo por su reinado en el mundo de los deportes electrónicos. Su padre era el reconocido actor Jiang Zheng y su madre era la famosa guionista Song Jingxi.

Viniendo de una familia llena de estrellas, Jiang Xun fácilmente podría haber sido una estrella popular en la industria del entretenimiento. Pero había elegido un camino difícil, alejándose de los focos más brillantes del escenario de entretenimiento tradicional.

“Gracias por su tiempo”, dijo la entrevistadora, con las mejillas todavía enrojecidas y calientes.

“De nada”, dijo Jiang Xun. Cuando la entrevista terminó de verdad, preguntó: “¿Por qué su revista está haciendo dos sesiones de fotos de portada hoy? ¿Está publicando un número con doble portada?”

“No”. La respuesta vino de un supervisor de plató que había escuchado la pregunta de Jiang Xun. “Jiang Ying será la portada del tema con su entrevista, y Gu Wei estará en la portada del tema después de eso”.

Para cuando Jiang Xun salió de su entrevista, parecía que Gu Wei ya había dejado el estudio. La única sesión de fotos que aún estaba en progreso era la de Jiang Ying, por lo que Jiang Xun se despidió rápidamente y se fue a casa.

Gu Wei regresó a su dormitorio justo a tiempo para recibir una llamada de su gerente.

“Zhao-jie, ¿qué pasa?”

“Acabamos de pagar para que eliminen tu hashtag en tendencia”, declaró en su tono habitual y serio. “No llegues tarde al aeropuerto mañana. Wandering With You está a punto de comenzar a filmar su quinta entrega, y la ubicación acaba de cambiarse a una pequeña ciudad en el norte de Europa. Ten tu mejor comportamiento, ¿entendido? Está bien si no tienes una personalidad carismática, pero no puedes seguir haciendo este tipo de cosas que atraen publicidad negativa”.

“Lo tengo. No lo arruinaré”.

Rápidamente, Zhao-jie agregó: “Lo digo en serio. Ten mucho cuidado. Si vuelves a estar en tendencia por tu mal comportamiento, la compañía no te ayudará a reprimir la mala prensa. Tendrás que lidiar con eso tú mismo”.

“Lo tengo, Zhao-jie”, prometió Gu Wei. “Prometo que no causaré ningún problema. No volveré a ser tendencia pronto”.

Cuando su gerente colgó, Gu Wei todavía estaba un poco preocupado por el rumor de esa mañana. Se quedó en su teléfono y volvió a abrir Weibo.

Tal como había dicho Zhao-jie, la etiqueta de tendencia de esa mañana se había ido y toda la mala prensa había sido encubierta.

Mientras cargaba la aplicación, Gu Wei también echó un vistazo a la página de Jiang Ying. Durante el año pasado, desde que a Gu Wei le dieron un trabajo que Jiang Ying quería, Jiang Ying había estado tratando insistentemente a Gu Wei como su ‘némesis jurado’.

Cada vez que Gu Wei y Jiang Ying tenían algo que ver el uno con el otro, sus fanáticos inevitablemente se peleaban entre ellos. Esta vez, con la revista programando la sesión de fotos de Gu Wei antes de la sesión de Jiang Ying, Jiang Ying tuvo que esperar mientras Gu Wei terminaba.

Gu Wei no pudo evitar preguntarse si Jiang Ying había publicado algo en las redes sociales, tratando de reavivar viejas disputas.

Pero no hubo nada.

En la página de Jiang Ying, la publicación más reciente fue una selfie de hace tres días. Todo estaba en calma, como si nada importante hubiera pasado.

El generalmente malhumorado Jiang Ying, aparentemente, había dejado ir este.

En la villa de la familia Jiang en la Ciudad H, Jiang Ying lamentaba su existencia ante su madre.

“Mamá, ¿sabes lo que significa tener un némesis?” preguntó, su rostro lleno de beligerancia ➀. “Es un tipo de cosas en donde sólo puede haber uno. Si él existe, yo no soy nada. Si yo existo, él no es nada. Si consigue un trabajo, es un trabajo menos para mí. Si consigue un fan, ese es un fan menos para mí. No soy mezquino ni celoso, y no tengo miedo de que él sea más popular que yo. Derrotar a tu némesis es una cuestión de orgullo, ¿entiendes?”

 Actitud combativa y tenaz contra algo.

“¡Pero! ¡Escucha esto! Ese hermano mío me ha traicionado. Me apuñaló por la espalda. ¡Dijo algunas tonterías sobre proteger a sus fans, y ahora no me deja publicar en Weibo!”

“Siempre quieres publicar sobre cada pequeña cosa en Weibo”, dijo Jiang Xun. “Si te vuelves popular al ofender a innumerables personas en el camino, nuestra familia es la que tiene que sacarte de apuros y pagar para arreglar tu imagen pública. Todos esos anti-fans acuden a ti por tu mal genio. En serio, cuando estés en público, no le digas a la gente que eres el hijo de Jiang Zheng”.

Song Jingxi estaba empezando a tener dolor de cabeza por las peleas de sus hijos. “La tía Zhang preparó un cangrejo con mantequilla. Está en el comedor, puedes ir a comer”.

Jiang Ying salió corriendo de la habitación al escuchar eso, y la sala de estar finalmente quedó en silencio con solo Jiang Xun y su madre quedándose atrás.

“¿Como has estado últimamente?” Preguntó Song Jingxi, ahora que tenía la oportunidad de tener una conversación adecuada con su hijo mayor.

“Bastante bien”. Jiang Xun no pudo contar la cantidad de veces que había escuchado esa pregunta, y su respuesta fue igual de ensayada. “Mi equipo es cada vez más fuerte. Acabamos de ganar un título de campeonato mundial”.

“¿Quién pregunta sobre tu juego?” Song Jingxi negó con la cabeza con tristeza. “¡Quiero escuchar acerca de los sentimientos! ¿Alguien te ha llamado la atención?”

“No”. Jiang Xun extendió las manos como para mostrar que estaban completamente vacías, al igual que su vida amorosa. “Tengo las manos ocupadas cuidando a los muchachos del equipo, y ninguno de ellos va a captar mi atención. ¿Dónde voy a encontrar tiempo para buscar en otra parte?”

“Sabía que ibas a decir eso”, se lamentó Song Jingxi. “¡Así que encontré a alguien para ti! Un niño muy agradable, lindo y de buen comportamiento. No es una mala persona con quien pasar tus días”.

“Olvídalo”, dijo Jiang Xun, sacudiendo rápidamente la cabeza. “No es como si no supieras que yo no…”

“¿No te gustan las chicas? No hay problema”. Song Jingxi había estado inmersa en la industria del entretenimiento durante tanto tiempo que ya nada la sorprendía o escandalizaba. “Por supuesto que tu querida madre lo sabe. ¿Y qué? He oído que las personas que pertenecen a minorías sexuales deben hacer planes para establecerse temprano”.

“Por eso te hablo de este chico. Es el hijo de un guionista que conozco. Lo conocí una vez, y es educado y bastante guapo. Según su padre, se mueve a tu manera”.

“Yo…”

Jiang Xun realmente quería decir que el hecho de que fuera gay no significaba que estaba dispuesto a entablar una relación con cualquier chico gay al azar, que su madre encontró en la calle.

Pero Song Jingxi lo interrumpió nuevamente. “No te apresures a rechazarlo. Déjame darte la información de WeChat de ese chico. Agrégalo, charla. Si te gusta, hablaré con su padre y estableceré el compromiso para ti. Casarte no es urgente, pero podemos empezar a hacer planes “.

Jiang Ying todavía estaba comiendo cangrejos, y Jiang Xun estaba comenzando a extrañarlo. Indefenso ante la insistencia de su madre, Jiang Xun terminó aceptando la información de contacto de este chico ‘amable’ y ‘bien educado’.

El nombre de usuario, Si me amas, por favor envíame dinero, era bastante… único.

“Asegúrese de agregarlo”, insistió Song Jingxi. “Su padre ya le dijo que lo agregarías, así que él espera que lo hagas. Asegúrate de tener una conversación adecuada con él”.

“Claro”, dijo Jiang Xun. Ya le dolía la cabeza.

“Oh, es cierto”. Song Jingxi volvió a sacar su teléfono, como si de repente recordara algo más. “Aquí, te enviaré una foto primero. Deleita tus ojos con esto”.

Jiang Xun se quedó casi sin palabras. “¿Realmente parezco lo suficientemente sediento como para pedir una foto…?”

Pero se calló abruptamente cuando abrió la imagen que envió Song Jingxi. Sin lugar a dudas, era el chico que había visto ese mismo día.

Gu Wei. Quien parecía ser su fan.

Qué casualidad.

En la imagen, Gu Wei vestía de manera informal. Llevaba una camisa de vestir blanca y sin maquillaje. Bañado por la luz del sol, parecía refrescante. La foto parecía ser una toma espontánea. Había una leve mirada de sorpresa en los ojos de Gu Wei, pero parecía que la foto había sido tomada antes de que tuviera tiempo de esconderse o escapar.

Jiang Xun se quedó sin palabras.

Song Jingxi tenía razón. El Gu Wei de la imagen fue, de hecho, un festín para los ojos.

Gu Wei, bailarín principal de T.ATW, de repente se encontró arrastrado al baño por el rapero del grupo, Chi Yunkai.

“¿Qué pasa?” Preguntó Gu Wei. “¿Por qué estamos siendo tan reservados?”

“Tengo la sensación”, comenzó Chi Yunkai, “de que tarde o temprano, los dos… veremos nuestras carreras irse al desagüe”.

Gu Wei lo miró con una mirada que decía claramente, ¿Qué demonios?

No tenía idea de lo que se suponía que tenía que responder a esto.

“Simplemente seguimos siendo tendencia en algunas cosas estúpidas”, aseguró Gu Wei. “Ya estoy acostumbrado a que me griten por ese tipo de cosas. No debes dejar que eso te moleste tampoco”.

“Solo escúchame”. Chi Yunkai acercó su cabeza y bajó su voz a un susurro conspirativo. “No se trata de los hashtags en tendencia. Quería decirte que tengo una nueva… habilidad para hacer dinero”.

“¿Tu ‘patrocinador’ no te está dando dinero estos días?” Gu Wei susurró en respuesta.

“Olvídese de los patrocinadores”, dijo Chi Yunkai. “Voy a ser autosuficiente. Abrí una tienda web”.

“¿Vendiendo qué?” Preguntó Gu Wei.

“Servicios. Por ejemplo, siendo compañero de juego, ayudando a aumentar puntos de experiencia a los jugadores de juegos en línea, ese tipo de cosas. Tengo un amigo que inició un grupo para ese tipo de cosas, y me pidieron que ayudara a encontrar algunos clientes”, dijo Chi Yunkai. “Te contaré todos los detalles”.

Sin embargo, antes de que pudiera llegar a los detalles, Chi Yunkai recibió una llamada de su gerente y tuvo que regresar corriendo al trabajo. Dejando a Gu Wei con una solicitud enorme y ardua:

“Tengo que ir a trabajar, pero arreglé para que un cliente importante se comunique con usted pronto”, dijo Chi Yunkai. Preséntale el servicio para mí.

“¿Gran cliente?” Gu Wei repitió.

“Sí, es un niño pequeño. Del tipo que es rico como el infierno y súper estúpido cuando se trata de dinero. Su avatar y nombre de WeChat son bastante infantiles. Sabrás que es él tan pronto como te agregue”, explicó Chi Yunkai. “¡Y sé cortés con él! Debes adoptar una mejor actitud cuando hables con grandes clientes.

“Si él no entiende nuestros paquetes, haz un buen trabajo al explicárselo. Te dejo todos los detalles. Tienes que conseguir que este niño se registre, ¿entendido? Será nuestro primer gran cliente. Si nuestra tienda se vuelve popular o no, depende de usted”.

“Bueno… está bien, supongo”, acordó Gu Wei al final.

Eran muy buenos amigos como para que Gu Wei le hiciera este favor, incluso si él realmente no entendía por qué de repente Chi Yunkai quería tener un trabajo paralelo haciendo este tipo de trabajo de juego.

Después de que Chi Yunkai se apresuró a regresar al trabajo, Gu Wei comenzó a ver algunos videos de coreografías de baile mientras esperaba a que este supuesto ‘gran cliente’ lo contactara.

Años más tarde, cuando se lavó y tomó un poco de agua, medicamentos y comenzó a sentirse somnoliento, su teléfono celular finalmente se encendió.

⟬100K Voltios te ha enviado una solicitud de amistad.⟭

El avatar era un pikachu y no había firma ni mensaje de saludo.

Gu Wei se animó y se sacudió la somnolencia que había comenzado a apoderarse de él. Esto fue. Con solo una mirada, supo que tenía que ser el gran cliente de Chi Yunkai.

Infantil, estúpido y rico como el infierno.
 

AtrásBLMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!