Saltar al contenido
Dark

TMSMT- Capítulo 26 – Entonces, ¿qué tan grande es?

12/12/2021

Justo cuando el avión aterrizó, Gu Wei se despertó aturdido y desorientado. Parpadeó adormilado y se dio cuenta de que su cabeza todavía estaba apoyada en el regazo de Jiang Xun, y finalmente había comenzado a recuperar el sueño que no había logrado la noche anterior.

Gu Wei se frotó los ojos y se sentó mientras el avión se detenía. Se asomó por la ventana y vio que era mediodía en la Ciudad H. Fue solo después de que tomó su maleta, preparándose para irse, que notó que Jiang Xun lo estaba mirando.

Después de usar el regazo del meme como almohada toda la mañana, Gu Wei se sintió un poco avergonzado. Extendió su mano por voluntad propia y le dio un masaje a las piernas de Jiang Xun.

“Ge, ¿estás listo para salir?” Preguntó Gu Wei.

Jiang Xun notó que, después de dormir un poco, su pequeño Gu se veía mucho mejor. Tenía los ojos húmedos y algo de color había vuelto a sus pálidas mejillas. Dejando de lado su propia confusión por el momento, Jiang Xun se acercó y ayudó a enderezar el cabello revuelto de Gu Wei debido a su descanso. 

Muchos de los pequeños fanáticos de Gu Wei se habían reunido en el aeropuerto para darle la bienvenida a casa, agitando un mar de pancartas y linternas. Gu Wei y Jiang Xun llevaban el mismo estilo de máscara facial cuando salieron, pero aún así fueron reconocidos rápidamente. Alguien en la multitud de fanáticos de Gu Wei dejó escapar un grito de alegría cuando fueron vistos.

Gu Wei saludó a sus fanáticos y, como siempre, los instó a mantenerse seguros.

“¿El coche de nuestra empresa aún no está aquí?” preguntó Gu Wei, un poco sorprendido, cuando salieron. Era raro que los dejaran esperando.

Mu Yue, el nuevo asistente de la compañía, se disculpó nerviosamente una y otra vez. “¡Lo siento, lo siento mucho! Chen-shifu ➀ pidió un día libre con poca antelación, y no he podido conseguir otro conductor”.

➀ En este caso podemos considerar shifu como una manera respetuosa de dirigirse a alguien mayor que tiene mucha experiencia en un campo. 

Este fue el primer trabajo de Mu Yue desde la graduación, y había muchas responsabilidades con las que aún no estaba familiarizado. El haber cometido un error tan grande poco después de unirse a la agencia le había puesto los nervios de punta. Su voz temblaba mientras se disculpaba, casi como si estuviera al borde de las lágrimas”.

Mu Yue había escuchado de sus amigos que muchas celebridades tenían mal genio, y sabía que era completamente su culpa que Gu Wei tuviera que esperar en el aeropuerto en este momento.

“Oye, no hay problema”, dijo Gu Wei. Se bajó la mascarilla para mostrarle una sonrisa cálida y reconfortante. “No se lo digas a nadie y yo no se lo diré a nadie. La agencia nunca se enterará”.

Cuando Mu Yue estaba en la universidad, había leído muchos artículos y comentarios mordaces que destrozaban a Gu Wei. Siempre había asumido que Gu Wei tenía mal genio y una personalidad desagradable, e incluso después de unirse a la empresa como asistente, rara vez hablaba con Gu Wei fuera del trabajo. Ahora, estaba empezando a darse cuenta de que su impresión de él podría haber estado equivocada.

Todavía estaban rodeados por los fanáticos de Gu Wei. Jiang Xun se acercó y tiró de la máscara de Gu Wei por él. Gu Wei lució una mirada sensual y seductora en el escenario, pero en su vida cotidiana, sus sonrisas eran cálidas y acogedoras.

Los nervios de Mu Yue finalmente se habían calmado un poco después de ser tranquilizado por Gu Wei. Fue solo entonces que se dio cuenta de que Jiang Xun estaba con ellos, y parecía que el automóvil que había sido enviado para Jiang Xun ya estaba esperando a un lado.

“Dios Xun”, comenzó Mu Yue. “¿Podrías llevar a nuestro Weiwei?”

“Por supuesto”, acordó Jiang Xun fácilmente, volviéndose hacia Gu Wei. “¿Weiwei tiene algún problema con eso?”

Naturalmente, Gu Wei no tuvo ningún problema con eso, pero…

Aunque Jiang Xun solo había hecho eco de las palabras de Mu Yue, era la primera vez que Gu Wei había escuchado a Jiang Xun llamarlo Weiwei.

No pudo evitar sentir que esas dos sílabas, que salían de los labios de Jiang Xun, sonaban diferentes a las de cualquier otra persona.

En la parte trasera de la camioneta que había sido enviada por Jiang Xun, Gu Wei se sentó junto a él y sacó su teléfono celular.

La pantalla se iluminó por sí sola, mostrando un recordatorio de que la batería ahora solo estaba cargada al diez por ciento. Las notificaciones de los mensajes no leídos de Chi Yunkai también estaban en la pantalla.

Después de leer los mensajes, Gu Wei miró a Jiang Xun. Luego volvió a mirar la pantalla de su teléfono celular. Luego le lanzó otra mirada a Jiang Xun. Y luego miró de nuevo a su teléfono celular.

“¿Hay algo que quieras decirme?” Preguntó Jiang Xun, sintiendo la mirada indiscreta sobre él.

Gu Wei miró hacia la parte delantera del automóvil para ver al conductor y a su asistente Mu Yue, que estaba sentado en el asiento del pasajero. El conductor estaba concentrando en la carretera y Mu Yue escuchaba música con los auriculares puestos. Gu Wei guardó su teléfono y se acercó a Jiang Xun.

Se estiró hasta que pudo susurrar directamente al oído de Jiang Xun, lo más silenciosamente posible: “Ge, ¿qué… tipo te gusta?”

Jiang Xun no respondió de inmediato.

Gu Wei estaba suprimiendo deliberadamente el volumen de su voz al mínimo susurro posible. Su cálido aliento pasó como un fantasma sobre el cuello de Jiang Xun.

Si Jiang Xun no hubiera visto las notificaciones en el teléfono de Gu Wei antes, habría pensado que el niño se estaba burlando de él.

Pero…

Jiang Xun pensó en esos mensajes, lo que le hizo sentir que las cosas no eran tan simples.

Cuando Jiang Xun no respondió durante un largo tiempo, Gu Wei asintió pensativamente.

‘Parecía que el meme tenía muchos tipos que le gustaban. Tal vez no podía nombrar solo uno en la parte superior de su cabeza’.

Eso estuvo bien. Gu Wei podía esperar esa respuesta.

Todavía pegado al lado de Jiang Xun, con sus labios casi rozando su oído, Gu Wei continuó trabajando en la lista de preguntas que Chi Yunkai le había enviado.

“Ge, ¿cómo es que normalmente… te gusta jugar?”

Jiang Xun tampoco respondió nada a eso.

Gu Wei apretó los dientes y volvió a mirar su teléfono. Respiró hondo, reunió todo el coraje que pudo reunir y se acercó aún más a Jiang Xun. Levantó una mano y se tapó la boca con ella, susurrando la pregunta final en el oído de Jiang Xun:

“Ge, ¿cuál es tu… um, tu tamaño?”

 

AtrásBLMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!