Saltar al contenido
Dark

TMSMT- Capítulo 9 – Sigue soñando

28/11/2021

Antes de que todo pudiera aclararse, Jiang Xun una vez más había dejado a Gu Wei demasiado nervioso para continuar su conversación.

⟬Si me amas, por favor envíame dinero: Te lo explicaré más tarde.⟭

Gu Wei decidió publicar primero un ‘Momento’ para calmarse un poco. Quería desahogarse sobre todo lo que le había sucedido en estos últimos días y dejar que sus compañeros de grupo supieran cómo era realmente su meme favorito bajo ese exterior genial. Después de que se hubiera calmado, volvería y le explicaría las cosas correctamente a Jiang Xun.

Cuando la mayoría de las personas cometen un error, su primer instinto es distanciarse de todo el asunto.

Gu Wei era una de esas personas.

Él buscó el montón de calcomanías que había guardado en WeChat y eligió nueve de los memes de reacción de Jiang Xun.

Para acompañar las imágenes, agregó:

Les digo ahora mismo muchachos, el hombre de estos memes es muy indecente. Su cabeza está llena de nada más que basura pervertida. Pensará en ese tipo de basura degenerada en un abrir y cerrar de ojos. Hermanos, no se dejen engañar por su apariencia…

Gu Wei fue muy cuidadoso. Escribió alrededor de quinientas palabras expresando su insatisfacción con Meme Jiang y acusándolo de todo tipo de cosas desagradables. Antes de presionar enviar, tuvo mucho cuidado de bloquear específicamente a Jiang Xun para que no pudiera ver ese ‘Momento’.

Llamaron a la puerta de la sala de entrenamiento del club donde se encontraba el Equipo TMW.

“¿De buen humor?”

Jiang Xun dejó su teléfono celular. Aún quedaba la mirada de una pequeña sonrisa en sus ojos. “Chu Yi, ¿qué estás haciendo aquí?”

“Tengo que pasar por la Ciudad H debido al trabajo y pensé en pasar a verte en mi camino”. Chu Yi llevaba una gabardina marrón claro. Se apoyó contra el marco de la puerta. “¿Cómo has estado?”

“Bastante bien”, respondió Jiang Xun sin problemas. “Acabamos de ganar un campeonato mundial. ¿De qué tendría que quejarme?”

Chu Yi sacó una pila de cartas de su bolsillo y las extendió sobre la mesa. “Elija uno. El que crea que se ve bien”.

“¿Mi mamá te contactó de nuevo?” Preguntó Jiang Xun.

Ver a Chu Yi lo puso de muy buen humor. Habían sido vecinos cuando Jiang Xun era un niño, y ahora Chu Yi era un profesor asociado de psicología clínica aplicada en la Universidad A.

“Somos amigos, así que, por supuesto, querré comprobar la salud mental del campeón mundial”. Chu Yi evitó su pregunta y señaló insistentemente a las cartas. “Date prisa y elige. Todavía tengo que ir a trabajar por la tarde”.

Jiang Xun eligió obedientemente una de las cartas extendidas sobre la mesa. Sacó una que le parecía bien y se lo pasó a Chu Yi.

“Oh gran doctor Chu, ¿qué puedes decir sobre esta?” Preguntó Jiang Xun, reclinándose en su silla de juego.

“¿Por qué elegiste esta?” Chu Yi respondió. “¿Qué viste?”

La tarjeta que Jiang Xun había elegido estaba teñida de un tono azul verdoso, con algunas formas intrincadas y coloridas entrelazadas en ella.

“¿Qué quieres que te diga?” Preguntó Jiang Xun.

Chu Yi asintió. “Solo dime lo que veas”.

Jiang Xun tomó la tarjeta y la estudió por un rato más antes de dar su respuesta. “Veo un remolino, y hay un bote pequeño en ese remolino. Me sentí como si estuviera en ese bote, y…”

Señaló una mancha blanca en la esquina superior derecha de la tarjeta. “Esto es como un faro”.

Chu Yi le dio a Jiang Xun una mirada larga y pensativa antes de que de repente se riera. “¿Está planeando jubilarse?”

Jiang Xun guardó silencio por un momento antes de enderezarse. “No eres malo”.

“No fue difícil de adivinar”, dijo Chu Yi, sonriendo. “Tienes veintitrés años, casi la edad de jubilación para su línea de trabajo. Lo que está proyectando en la tarjeta es su sensación de estar perdido y confundido. Tiene una buena reputación y no le falta dinero. ¿Qué te hace sentir perdido?”

‘Perdido y confundido, ¿sobre qué?’

Cuando se trataba de cosas como sueños o planes para el futuro, Jiang Xun solo tenía ideas vagas.

“Yo he estado pensando en el retiro”, admitió. “Pero jugaré en el torneo del Abierto de Asia este invierno, y después de eso, hay mucho que cuidar con el equipo. Tengo algunos novatos prometedores que todavía necesitan orientación, así que considerando todas las cosas… probablemente no estaría capaz de jubilarme hasta el año que viene “.

“Parece que te llega una vaga revelación, eso es todo. Nada serio de lo que tu madre deba preocuparse. Puedes encontrar tus propias respuestas”, dijo Chu Yi mientras recogía sus tarjetas y las guardaba. “Dijiste que viste un faro en el remolino. ¿Qué? ¿Acaso conociste a tu faro?”

De manera instantánea e inexplicable, Jiang Xun pensó en ese breve videoclip que había visto del baile de Gu Wei.

“¿Por qué estás sonriendo?” Preguntó Chu Yi.

“Realmente no puedo ocultar nada cuando hablo contigo”, se quejó Jiang Xun. “Conocí a un chico bastante interesante recientemente”.

Ahora que estaba pensando en eso de nuevo, recordó que acababa de estar enviándole un mensaje de texto a ese chico interesante.

‘¿Qué fue lo que había dicho Gu Wei?’

‘¿Vendiendo servicios y no su cuerpo?’

Jiang Xun tomó su teléfono de inmediato, queriendo verificar y ver si Gu Wei le había enviado algún mensaje nuevo. Pero accidentalmente pasó a su feed de Momentos en su lugar, y…

Lo primero que vio fue el avatar de Gu Wei, que era una versión chibificada ➀ de Gu Wei dibujada por un fan.

La palabra Chibi es una jerga japonesa que significa pequeño y se usa para referirse a: niños, personas bajitas, enanos o animales pequeños. También esta palabra se usa para describir las versiones pequeñas y lindas de personajes de anime y manga, que típicamente tienen cabezas grandes.

La versión chibi de Gu Wei era redonda y regordeta, con brazos y piernas cortos. Sonreía con los ojos arrugados y hacía un movimiento como si quisiera un abrazo. Cuando Jiang Xun lo vio, las comisuras de sus propios labios se movieron hacia arriba.

Entonces esa sonrisa se congeló en su rostro.

Debajo de ese lindo avatar chibi, Jiang Xun vio nueve imágenes de sí mismo.

Nueve imágenes de él con miradas agresivas, de varios torneos, que se habían convertido en memes de reacción. Todas estaban perfectamente alineadas en filas y columnas, con los dedos apuntando al verdadero él detrás de la pantalla.

SueñaConEllo.jpg

UnGranVeteALaMierda.jpg

TeVoyAPartirLaCaraDeUnaBofetada.jpg

LosFeosVanPrimero.jpg

Junto a esas nueve fotografías, había un extenso ensayo que parecía contener un anuncio muy importante.

Jiang Xun guardó silencio.

Chu Yi, que no se había ido, también guardó silencio.

Junto a estas imágenes de Jiang Xun, Gu Wei había publicado una diatriba de unas quinientas palabras sobre el tema de la indecencia y el mal carácter moral de Jiang Xun. Sus argumentos eran claros y racionales, y parecía seguro de que tenía los motivos para respaldar sus afirmaciones.

Al final de esa divagación, Gu Wei había agregado una oración final:

Solo quiero que todos sepan la verdad en sus corazones. Obviamente no vayas a decirle nada de esto a la cara.

“Este, eh… faro tuyo… realmente tiene agallas”, dijo Chu Yi mientras pensaba en el agresivo Jiang Xun que, en la escuela, siempre había sido el rey de su campus. Quienquiera que fuera este niño, Chu Yi quería darle un aplauso. “¿Qué tipo de niño es él?”

Jiang Xun miró al chibi Gu Wei nuevamente, luego volvió a sus propias fotos. Luego respiró hondo y dijo: “El pequeño Gu, parece que es del tipo que busca una paliza”.

 

AtrásBLMenúSiguiente

 

error: Content is protected !!